El sentimiento de los bolivarenses trasciende la frustración; frustración legítima del esfuerzo familiar por levantar y mantener negocios por generaciones. Al bolivarense (y a muchos venezolanos) les causa impotencia que incluso vecinos hayan destrozaron y robado, sacaron lo peor naturaleza hasta rayar en lo absurdo: “¿Ahora dónde vamos a comprar comida?”, preguntan comerciantes y habitantes de la otrora Angostura.

El evento tiene como fin recaudar fondos para las operaciones de dos niños de bajos recursos. Se trata de un triatlón de baile a r...

De los 450 bolívares soberanos depositados el 1 de septiembre, jubilados y pensionados apenas pudieron retirar en efectivo entre 9...

El viernes, en varios bancos de Ciudad Guayana, hubo colas de pensionados que quisieron estar de primeros para retirar sus pagos e...

Las colas en las entidades bancarias empeoran. A menos de 10 días de la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, los banc...