Imprimir esta página
Martes, 11 Septiembre 2018 00:00

La violencia de género dejó cinco femicidios en Bolívar durante julio y agosto

 
Valora este artículo
(0 votos)
El caso Núñez-Torres aún no tiene respuestas ni justicia El caso Núñez-Torres aún no tiene respuestas ni justicia Foto Germán Dam

El tercer informe del Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género (Ovaceg), de la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) registró en ambos meses femicidios activos y  pasivos, con un contexto país repleto de carencias. En Bolívar y en Monagas hubo, en total, 10 mujeres que fallecieron por violencia directa y por fallas en el sistema de salud. Uno de los casos resaltantes fue el de Rebeca Núñez, pareja del exdiputado oficialista Aldrin Torres: ambos fueron asesinados a principios del mes pasado y hasta ahora no hay ningún indicio de averiguaciones ni de justicia.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Codehciu resalta vocación democrática del estado Bolívar tras la consulta popular

barra 4naranja220

11 de los 12 femicidios registrados en Bolívar durante primer semestre siguen impunes

barra 4naranja220

Asciende a 15 cifra de femicidios en Bolívar en lo que va de año

 

Los estados Monagas y Bolívar suman cada uno 5 femicidios entre julio y agosto de 2018. En ellos hay casos manchados de impunidad que la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) registró para el tercer informe del Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género (Ovaceg).

Bolívar registró un femicidio activo y 4 pasivos. El primer caso se trató de Zulay Yalimar Tovar Bolívar, de 19 años, asesinada por su pareja en la parroquia Agua Salada, municipio Heres, luego de una discusión. El victimario le disparó en el pecho.

Con respecto a los femicidios pasivos, Ovaceg reflejó el caso de una mujer de 19 años que falleció en Ciudad Bolívar al dar a luz, por presunta falta de atención médica.

Para contextualizar: el estado Bolívar vive la crisis de salud más profunda de su historia. Los hospitales más importantes de la región, Dr. Raúl Leoni, en Guaiparo, y Uyapar, en Puerto Ordaz, sufren decadencias a nivel de insumos y de estructura.

Esto fue denunciado por el gremio médico, que el 16 de agosto marchó y protestó para exigir al Estado el respeto al derecho humano a la salud. Los mismos hospitales tienen sus pediátricos cerrados.

Por otro lado, el 7 de julio fue encontrado el cadáver de una mujer en el sector La Chalana, de San Félix, luego de un presunto intento de robo. Asimismo, Gladys Vera Melgar, de 23 años, el 12 de agosto recibió múltiples disparos de sujetos en moto, supuestamente por el mismo móvil que el caso anterior; esto ocurrió en el sector San Lorenzo.

Heridas y vulneradas

Más casos suman una radiografía de la anarquía e inseguridad que vive la región. Entre julio y agosto hubo 4 mujeres heridas por arma de fuego y una víctima de violencia sexual; así lo muestra el informe de Ovaceg.

La perjudicada por caso de violencia sexual fue una mujer de 80 años en San Félix. Mientras que una de las heridas fue Argenia Ramírez, víctima de una balacera en el sector Castillito, parroquia Cachamay del municipio Caroní, el 9 de agosto, durante un intento de robo. 

Las víctimas entre julio y agosto en el estado Bolívar tienen edades entre 19 y 80 años.

La impunidad y la violencia también tocaron a figuras del sector político esta vez. Un femicidio que destacó en los medios de comunicación fue el de Rebeca Núñez, esposa del ex diputado Aldrin Torres. Los cadáveres de ambos fueron encontrados luego de 11 días desaparecidos.

El informe relata que se presume “que fueron interceptados por sus captores y asesinados el mismo día, debido al estado de descomposición de sus cuerpos”.

Monagas es más violencia

El informe de Ovaceg contó 2 femicidios activos y 3 pasivos en el estado Monagas. También 6 mujeres heridas y un caso de prostitución forzada. Las víctimas están entre 17 y 61 años de edad.

  Codehcu2a
Infografía Codehciu | Datos del tercer informe Ovaceg sobre Femicidios en los estados Bolívar y Monagas
 

Uno de los femicidios activos se registró en la parroquia Cedeño del municipio homónimo, donde en agosto María Mercedes Márquez, de 20 años, fue asesinada con arma de fuego por su ex pareja.

El informe relata que previamente la joven había sido amenazada por  el hombre, de 25 años.

Otra historia de violencia se registró cuando Daniela Campos, joven de 18 años, falleció después de recibir un disparo en el abdomen, en medio de un tiroteo entre bandas.

Aunada a la violencia descontrolada, en julio un operativo de seguridad realizado por funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) desmanteló una banda de prostitución en Maturín, después de supuestas denuncias de vecinos del sector. Fue detenida una mujer de 22 años. El número total de víctimas es desconocido.

Lo reflejado por Ovaceg también muestra impunidad y saña en Monagas. En la parroquia La Cocuizas, municipio Maturín, Yesenia Vega, de 61 años, fue asesinada junto a su hijo en un presunto intento de robo. El femicidio fue efectuado con un arma de fuego.

Lo necesario

La Convención de Belem Do Pará, realizada en 1995 con la intención de prevenir, sancionar y erradicar toda forma de violencia contra la mujer, exhorta a los Estados Parte a adoptar medidas administrativas y jurídicas para llevar este tipo de casos con toda seriedad. Por otra parte, llama a ejecutar procedimientos legales justos y eficaces para la mujer que haya sido sometida a violencia.

Codehciu, a través de lo señalado en el tercer informe Ovaceg, exige a las autoridades competentes la implementación de la debida diligencia en los casos de desapariciones, “recordándole su deber en el marco de la Convención Do Pará”.

De igual forma le recuerda al Estado su deber de proveer datos actualizados sobre estos casos de violencia a la mujer, y reitera la importancia de la visibilidad de los delitos contra niñas, adolescentes y mujeres.

El informe arroja conclusiones como: “Se ha incrementado la violencia armada en ambos estados, evidenciando la vulnerabilidad de niñas, adolescentes y mujeres (…) En ambos estados el seguimiento de los casos se dificulta debido a que las víctimas y/o sus familiares se niegan a aportar mayor información”.

Los dos últimos informes del Ovaceg demuestran que no han mermado los femicidios en las regiones estudiadas, y que estas expresan un ambiente hostil hacia la mujer: empeoran sus condiciones de vida y su seguridad. (Prensa Codehciu)

Visto 893 veces

Lo último de Redacción

Artículos relacionados (por etiqueta)