Miércoles, 12 Abril 2017 00:00

Diplomacia e injerencia

El respeto a la soberanía popular de otros países tiene un límite: el respeto a los derechos humanos. Ninguna persona debería ser indiferente frente a las violaciones que ocurran tanto en su país como en otras naciones.