Las zonas estarán bajo la tutela de la Corporación Venezolana de Minería y la Empresa Nacional Aurífera, que recibieron el derecho a desarrollar las actividades primarias a través de un decreto presidencial.

El presidente de la Fundación Misión Piar, José Ortiz, destaca las bondades del proyecto de explotación minera sobre las cenizas de los fallidos planes emprendidos por el chavismo desde 2006. Sin embargo, la imprecisión en los procedimientos para alcanzar las metas planteadas hacen que el camino hacia el Arco Minero siga siendo una incertidumbre.

Amnistía Internacional hizo una recopilación de algunos casos de violencia contra la mujer y abusos, asociados a proyectos mineros en territorios indígenas