En representación de la coordinación sindical de la MUD y de Mosbase, Orangel Palma lamentó la muerte de 13 personas tras el accidente de dos autobuses que venían de marcha oficialista en Caracas.

La eterna discusión sobre los mecanismos para la salida del gobierno de Nicolás Maduro ya está zanjada: elecciones presidenciales este 2017. Esta es la respuesta institucional, desde la Asamblea Nacional y de la MUD como cabeza de la disidencia, frente a la radicalización de una dictadura que no solo ha sumido al país en la mayor crisis económica y social de su historia, sino que ha dilapidado la ya agónica institucionalidad del Estado al disolver el Parlamento, negar las elecciones y criminalizar la protesta.

Con los homicidios de Juan Pernalete, estudiante de la Universidad Metropolitana, y Christian Humberto Ochoa, herido de bala en Valencia, aumenta la cifra de muertos en las protestas de abril contra el autoritarismo de Maduro. Pernalete, asesinado por el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho, sube las alarmas sobre el uso desmedido de la fuerza por los cuerpos de seguridad en las manifestaciones. Otro rasgo del miedo del gobierno ante la voluntad ciudadana por el cambio político.

En ninguna de las dos concentraciones se ha visto presencia de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) o de la Policía del Estado Bolívar (PEB), ambas se han desarrollado con normalidad, a pesar de los antecedentes de días anteriores. En el punto ubicado en Alta Vista, efectivos de la Policía estadal conversaron con Rachid Yasbek y Zaimar Castillo. Los dirigentes les aseguraron que sería una manifestación pacífica, así que los funcionarios no tardaron mucho en el sitio.

24 marchas en silencio este sábado para recordar a las víctimas fatales en las protestas contra Maduro. En Caracas, la manifestación llegó a su destino: la Conferencia Episcopal.

Viernes, 21 Abril 2017 00:00

Carta a un soldado

Conmovida por el enfrentamiento entre quienes protestan pacíficamente y quienes tienen orden de reprimir, la profe con su sencillez característica recuerda que unos y otros están afectados por los mismos problemas.

Una mirada vivencial acerca de cómo se vivió este 19 de abril en la capital venezolana: una jornada que, además de civilistas, quedará como uno de los hitos represivos del país.

“Las empresas están improductivas y las siguen desangrando porque de allí pagan las movilizaciones”, denunció el dirigente sindical de Ferrominera Orinoco, Roger Salazar.

Los manifestantes salieron a recorrer las calles del oeste y este de Caracas. Solo una de las movilizaciones, que salió desde Montalbán, llegó a la Basílica de San Pedro, mientras que la otra, que partió de El Marqués, enfrentó nuevamente la represión de la PNB y la GN

Coalición de organizaciones de defensa de la niñez denuncia enérgicamente los graves hechos ocurridos el pasado 10 de abril en Caracas, donde las fuerzas policiales lanzaron bombas lacrimógenas a un centro de salud en la urbanización Las Mercedes.

Página 4 de 50