Lunes, 10 Septiembre 2018 00:00

La mano de Dios

Si los venezolanos aspiramos transitar por un porvenir distinto, domeñando nuestra tragedia a la vista, sin dejarnos vapulear por las circunstancias o superando la línea de supervivencia que se nos ha trazado, y si decidimos purgarnos de traficantes de ilusiones, cabe reencontremos el alma que nos sustrae la maldad en una hora de diletantismo ciudadano y de generosidad para los odios. Es lo imprescindible, para la vuelta a la tierra prometida.

A pesar del discurso de reivindicación de los pueblos indígenas que repite el chavismo, un refugio de Boa Vista está habilitado exclusivamente para cientos de integrantes de esta etnia que se fueron del país precisamente porque no se sienten nada reivindicados.