Los resultados del fraude electoral del domingo en Bolívar dejaron entrever, más allá de favoritismos ideológicos, el estado de necesidad provocado por el descalabro económico que inició Hugo Chávez y que continuó, con particular énfasis, Nicolás Maduro: la gente votó por quien más le dio en esta campaña.