Durante un procedimiento, en el que no hubo heridos ni fallecidos en los organismos de seguridad, los funcionarios golpearon, patearon y rompieron la cámara del reportero gráfico Wuilmer Barrero, del diario Primicia, quien estuvo detenido durante varias horas en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) por cumplir con su trabajo: informar. Las minutas del organismo de investigación hablaron del hecho como un “enfrentamiento”, término oficial con el que están maquilladas con eufemismo las ejecuciones extrajudiciales.