Venalum, Ferrominera Orinoco y Alunasa son las empresas que, según la Oficina de Control de Activos en el Extranjero (OFAC) de Estados Unidos, usó Diosdado Cabello en asociación con el exgobernador del estado Bolívar Francisco Rangel Gómez para blanquear capitales provenientes de las actividades del narcotráfico.

Los activos de los funcionarios sujetos a la jurisdicción de los Estados Unidos fueron congelados como consecuencia de la medida.

La administración de Donald Trump impuso a través del Departamento del Tesoro sanciones a 13 altos dirigentes del gobierno de Nicolás Maduro, incluyendo a la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, y al representante del Consejo Moral Republicano, defensor Tarek William Saab, en una escalada de la presión internacional para impedir la constituyente de Maduro que amenaza con abolir el sistema democrático.

 

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyó en su lista de narcotraficantes al segundo hombre más poderoso del gobierno de Maduro, Tareck El Aissami, así como a su principal testaferro Samark López Bello. Se trata de un duro golpe para El Aissami que busca erigirse como figura central del chavismo. La sanción, sin embargo, no fue tomada por la administración de Trump. La misma se emitió en 2016 pero fue diferida por el proceso de diálogo.