Sábado, 14 Octubre 2017 00:00

El pueblo de Bolívar castiga con su voto al desgobierno chavista desde 2013

 
Valora este artículo
(3 votos)
De ocho diputaciones de Bolívar, el oficialismo logró solamente una en las elecciones parlamentarias de 2015 De ocho diputaciones de Bolívar, el oficialismo logró solamente una en las elecciones parlamentarias de 2015 Foto William Urdaneta

El voto oficialista ha decrecido desde las elecciones presidenciales de 2013, de acuerdo con datos del CNE. Nicolás Maduro no contó con el apoyo de Bolívar para sentarse en Miraflores y, desde ahí, tampoco lo tuvieron quienes pretendían volver a ocupar los curules de la Asamblea Nacional. Todo gracias al desgobierno y la falta de un liderazgo capaz de mantener el carisma, los mínimos de gobernabilidad y el sistema de dádivas que, hasta 2012, desarrolló Hugo Chávez para mantenerse en el poder.

@OrianaFaoro

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Activistas de derechos humanos llaman a votar el domingo en protesta contra la dictadura

barra 4naranja220

MUD llama a votar masivamente contra la dictadura en rechazo a arbitrariedades que desestimulan el voto
 barra 4naranja220

Por qué debemos votar

 

El estado Bolívar ya no es un bastión chavista. Desde 2013 el comportamiento electoral ha demostrado su descontento contra el oficialismo. Los resultados electorales del Consejo Nacional Electoral (CNE) lo comprueban.

Las cifras de la victoria de Hugo Chávez en Bolívar en las presidenciales del 7 de octubre de 2012 no se repitieron. El fallecido presidente alcanzó el 53,73% de apoyo popular en la entidad (387.462 votos), ganándole al candidato opositor, Henrique Capriles.

Menos de un año después, en las presidenciales del 14 de abril de 2013, en Bolívar perdió el oficialismo. Nicolás Maduro no pudo derrotar a Capriles en la contienda por el despacho de Miraflores. El abanderado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) obtuvo el 51,83% (381.075 votos).

Esta se convirtió en la primera victoria opositora en años en el estado Bolívar, entidad que había garantizado triunfos oficialistas desde el comienzo de Chávez en el poder.

La votación en las parlamentarias de 2015 se convirtió en la cumbre del rechazo al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), cuando de ocho diputaciones solo alcanzaron una, en la titularidad del hoy candidato a la Gobernación de Miranda, Héctor Rodríguez.

El descenso de la popularidad del PSUV sucedió al mismo tiempo en que las empresas básicas de Guayana alcanzaron niveles mínimos de producción, la calidad del agua potable disminuyó, el aseo urbano y el alumbrado público se volvieron ineficientes, la escasez de alimentos y productos básicos se agudizó, el índice delictivo subió… entre tantas otras razones que a diario motivan protestas ciudadanas y laborales en la región.

Bolívar también se convirtió en uno de los puntos más álgidos de manifestaciones opositoras, tanto en 2014 como en 2017, y fue uno de los estados con más cantidad de detenidos en manifestaciones.

La bandera de la oposición ha sido la del voto castigo, para interrumpir la continuidad de la gestión oficialista en el poder. 

Batacazo en las parlamentarias 

El resultado de las elecciones a la Asamblea Nacional (AN) fue contundente en todo el país. Por primera vez en dos periodos consecutivos, la oposición obtuvo mayoría calificada en el Parlamento. 112 curules fueron ganados por postulados opositores, de un total de 167 que tiene el hemiciclo.

De ocho diputados que aporta el estado Bolívar, el oficialismo solo logró un puesto, en el voto lista, en el que fueron adjudicados Héctor Rodríguez como candidato principal, y el esgrimista olímpico Rubén Limardo como suplente.

La oposición logró los dos curules de Ciudad Bolívar, con Luis Silva y Olivia Lozano. El pesuvista Tito Oviedo quedó de tercer lugar en la votación, y pese a su derrota electoral, un año después fue impuesto por la tolda roja como alcalde del municipio Caroní.

En Ciudad Guayana, la MUD se hizo con las tres diputaciones nominales con José Prat, Freddy Valera y Francisco Sucre, mientras que en el sur, Américo De Grazia arrasó una vez más con los votos.

El 2015 significó un revés para todos los legisladores rojos del periodo anterior en Bolívar, que no resultaron reelectos. 

Respiro en las elecciones locales 

En 2013, el oficialismo volvió a respirar en Bolívar tras la victoria de Capriles sobre Maduro en las presidenciales. En las elecciones municipales del 13 de diciembre de ese año, el PSUV logró hacerse con varias alcaldías, entre ellas la de Caroní.

El abanderado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Wilson Castro, perdió el Ayuntamiento de Ciudad Guayana contra el oficialista José Ramón López, quien ganó la reelección en el despacho municipal.

Castro, afectado por los rumores de su afinidad con el gobernador Rangel Gómez, perdió con el 43,52% de los votos, por debajo del 51,21% que obtuvo López.

Las victorias oficialistas a nivel nacional fueron un duro golpe para la MUD, que había vendido las elecciones municipales como un plebiscito que debía ratificar la mayoría opositora del país, y el consecuente derecho a referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro. La estrategia terminó siendo un búmeran político para la oposición.

Este 2017, las regionales también representan una oportunidad para ratificar que las protestas de oposición eran eco de la expresión mayoritaria en contra del mandato de Nicolás Maduro.

La MUD tiene a su favor el descontento popular con la gestión oficialista para lograr repetir el triunfo general que obtuvo en 2015 con la AN, y cuya contundencia ameritó que solo fuera superada por una asamblea constituyente impuesta por Maduro y los poderes públicos.

 

Antecedentes de 2012

Pero si bien las derrotas pesuvistas comenzaron en 2013, bien vale recordar que la propia popularidad de Hugo Chávez disminuyó en la entidad en las dos últimas elecciones presidenciales a las que se sometió.

En 2008, Chávez derrotó con el 68,57% de los votos a Manuel Rosales, que solo obtuvo el 31,12. En los comicios de 2012, su victoria no fue tan avasallante. El ahora llamado comandante supremo disminuyó su propia marca en 15 puntos, y obtuvo 53, 73% de los votos. Este resultado marcó la tendencia que en 2013 Capriles logró revertir.

La victoria presidencial de Chávez en 2012 solo fue replicada en las elecciones regionales, que le confirieron a Francisco Rangel Gómez un tercer mandato consecutivo como gobernador del estado Bolívar.

El reporte final del CNE refleja a Rangel Gómez con el 46,55 por ciento de los votos (173.536) mientras que su contendor opositor, Andrés Velásquez, perdió con 43,79% (163.265). El oficialista disminuyó la cantidad de votos que recibió en 2008, cuando ganó con el 47,38 por ciento.

Los resultados de 2012 no fueron reconocidos por Velásquez, quien denunció fraude ante el CNE, pero el reclamo fue desestimado por el ente comicial.

 
Visto 2083 veces Modificado por última vez en Domingo, 15 Octubre 2017 02:04

En una declaración aprobada por la bancada mayoritaria, la Asamblea Nacional ratificó que el gobierno de Maduro “ejecuta políticas...

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, señaló que el diputado opositor de la legítima Asamblea Nacional fue e...

El fiscal de la ANC Tarek William Saab había informado previamente sobre los trámites realizados para allanar la inmunidad parlame...

El Sebin detuvo de manera violenta y arbitraria a ambos hermanos en la noche de este martes en Caracas. Primero Justicia, partido ...