Viernes, 04 Agosto 2017 00:00

“¿Para qué otra Constitución si Chávez nos dejó una?”

 
Valora este artículo
(2 votos)
El domingo inició con poca afluencia de votantes en los centros de votación en Caroní El domingo inició con poca afluencia de votantes en los centros de votación en Caroní FOTOS WILLIAM URDANETA
 

voto 3Ciudad Guayana amaneció militarizada, pero con el saldo de un saqueo horas antes de aperturados los centros de votación 

 

“Yo espero que se restituyan los alimentos que la oposición retiene como dice mi Presidente”. Eran las 9:00 de la mañana de este domingo cuando una señora de 64 años, que se identificó como chavista, llegó a la Unidad Educativa Virgen Niña en la parroquia Unare, en Puerto Ordaz, para participar de la fraudulenta jornada a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada por Nicolás Maduro el 1 de mayo.

Esa angustia por alimentos que expresa la señora, quien no quiso dar su nombre por temor a supuestas “represalias por parte de la oposición”, viene justificada. La comida en su casa escasea como sus medicinas, y todos los días son un desafío nuevo para la alimentación de su hija con discapacidad, quien la acompañó a votar este domingo tomada del brazo.

Le costaba caminar debido a complicaciones por la edad mientras guiaba a su hija con una deficiencia motora hasta el centro de votación. No frenó sus ganas de participar. Ambas tienen esperanzas en el “legado de Chávez”. Y ahora dan un voto más de confianza para que el Gobierno solucione el hambre del pueblo; incluso después del incesante fracaso de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en numerosas comunidades del municipio Caroní desde su nacimiento el año pasado, con quejas por falta de organización o ausencia de los mismos.

Una cajita de alimentos subsidiados no paró el hambre. Tampoco evitó que se conociera la muerte de 24 bebés en San Félix por desnutrición hasta junio de 2017. Aunque es una de las medidas que el presidente Nicolás Maduro prometió tendrá rango constitucional luego del “triunfo” de estas elecciones. Resulta una hazaña que, incluso con la ausencia de comida en su hogar, la señora aplaude.

voto 2En medio de carencias no atendidas exitosamente por el Gobierno, algunos ciudadanos votan con la esperanza de mejoras

Pero si algo tienen en común los votantes en Caroní este 30 de julio, con la única participación de afectos al oficialismo, es la necesidad de resolver la crisis social, más que su apego al “legado del comandante”. ¿Qué sigue haciendo falta en las alacenas de los hogares? La respuesta que se repite en cada boca es “de todo”.

Ella confía. Cree en algo nuevo, fresco. Cree que es un camino necesario. Como lo dice su presidente. “Yo tengo fe es en Dios. Y soy chavista y no es que el gobierno sea bueno en todo, y se sabe que tiene cosas que mejorar pero para esto está La Constituyente”, aseveró antes de entrar al colegio Virgen Niña.

¿Para qué otra?

 

voto 4Personas de la tercera edad salieron. Algunos decididos, otros temerosos 

 

Con una sombrilla para protegerse del fuerte sol de la mañana, cargando una bolsa plástica con yuca para el almuerzo, Cristina Perera, de 70 años, caminaba frente a la Unidad Educativa Nacional Las Amazonas, en la parroquia Unare, mientras la fila de escasos votantes avanzaba dentro del plantel.

Observó la escena con preocupación. No se esperaba que en eso acabaría el “legado de Chávez” que la enamoró desde 1999 hasta el fallecimiento de su mandato en 2013. No abandonó su apego al líder durante el cierre de RCTV en el 2007. Tampoco ante el declive productivo de las empresas básicas. Aplaudió las misiones, los bonos, los regalos. Pero esto no lo aprueba. A Maduro no. Es chavista y no fue a votar.

El 1 de mayo de 2017, Maduro explicaba que la ANC garantizaría la paz, reafirmaría los valores de la justicia, ampliaría el sistema económico venezolano y constitucionalizaría todas las misiones creadas por Hugo Chávez.

“Maduro no sabe ni mandar. Cree que puede comprar al mundo pero la verdad es que la gente se está muriendo de hambre”, criticó Perera, quien también es madre y extraña todos los días a su hija que ahora vive en Colombia para mejorar su calidad de vida. No solo le hace falta ella, añora su nevera repleta de alimentos.

La angustia por la comida llega a su hogar todos los días. Resulta un “golpe” para su dieta. Ella vive con su esposo y dos de sus hijos en la comunidad de Las Amazonas, en Puerto Ordaz. Hace 5 días compró una bolsa subsidiada por el Gobierno y asegura que ya no le queda casi nada.

“La Constitución de 1999 es nuestra hija. Y nosotros queremos ampliar el espectro de vida a nuestra hija. Con amor. Como hace un padre, como hace una madre”, excusó Nicolás Maduro, en cadena nacional de radio y televisión. Pero la mujer de la tercera edad no se identifica con ese sentimiento “enternecedor”: Desde la llegada del mandatario en el 2013, algo no la terminaba de convencer a medida que la crisis social y económica abría paso.

- ¿Qué espera de la Asamblea Nacional Constituyente?

- No espero nada –responde- porque esto como que va a acabar en dictadura. Y ¿para qué necesitamos otra Constitución si Chávez nos dejó una.

¿Votar o no?

Y mientras en el liceo Miguel Antonio Caro, en Caracas, Maduro, en una transmisión en vivo desde Venezolana de Televisión (VTV), votaba por su propio fraude, aquí en Guayana, en el colegio Virgen Niña, Silvia Fermín observó de lejos a los votantes que entraban. Decía estar indecisa.

Es chavista, como su esposo que en la mañana del domingo votó primero que ella. Pero aún no sabía si votaría porque alega que: “mis hijos me hicieron cambiar de opinión en ciertas cosas”.

Se siente afectada por el deterioro de la calidad de vida que ahora aleja a sus hijos de Venezuela. Su hija menor es universitaria y opositora, sus otros hijos son jugadores de béisbol. Ninguno tiene planes de quedarse en el país pero, por un lado, Fermín tiene apego a las promesas del Ejecutivo de acabar con la impunidad y la presunta especulación en los precios.

Por otro lado, a parte de la “especulación” y el “bachaqueo” que el mandatario nacional alega son las enemigas de la economía del país, no se ha aclarado si esta ANC tratará de mermar la inflación que, según cifras de Fondo Monetario Internacional (FMI), se ubicará en Venezuela por encima de 2000% para el próximo año.

La afluencia de votantes no llegó a ser masiva en Unare: la parroquia más grande del municipio, tanto en extensión geográfica como en número de electores: 103.870 según el Registro Electoral del 6 de diciembre de 2015.

Algunos votantes de esta parroquia vistieron de rojo sin miedo. Fueron más optimistas, como Erasmo González, un señor de 62 años que se levantó alegre este domingo. Espera algo nuevo. La ANC para él es un impulso a la educación. Una mejoría a la seguridad ciudadana. Sigue fiel a su “pensamiento revolucionario”. “Yo me mantengo”, aclara. Pero ante el fracaso de los CLAP, la falta de gobernabilidad y el imparable crecimiento del hambre en comunidades de San Félix, comparte ese himno que cantan otros: “En mi casa hace falta de todo”.

Visto 1249 veces Modificado por última vez en Lunes, 07 Agosto 2017 03:14

En una declaración aprobada por la bancada mayoritaria, la Asamblea Nacional ratificó que el gobierno de Maduro “ejecuta políticas...

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, señaló que el diputado opositor de la legítima Asamblea Nacional fue e...

El fiscal de la ANC Tarek William Saab había informado previamente sobre los trámites realizados para allanar la inmunidad parlame...

El Sebin detuvo de manera violenta y arbitraria a ambos hermanos en la noche de este martes en Caracas. Primero Justicia, partido ...