Lunes, 14 Octubre 2013 21:52

Gobierno se atribuye control de la información con la creación del Cesspa

 
Valora este artículo
(0 votos)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La polémica por el manejo de la información vuelve al tapete. La reciente creación del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa) vuelve a encender las alarmas sobre las implicaciones de un Estado que, según la medida, apunta cada vez más hacia el control de la información pública en nombre de la estabilidad del país.

La Gaceta Oficial número 405.839, publicada el 7 de octubre de 2013, explica que la finalidad del Cesspa es “unificar el flujo informativo sobre los aspectos sensibles de la seguridad, defensa, inteligencia y orden interno, relaciones exteriores y otras instituciones públicas y privadas que se requieran, para facilitar y contribuir al proceso de toma de decisiones, así como prever y neutralizar potenciales amenazas a sus intereses vitales”.

Por tal motivo, y como se expone en el artículo 9 del reciente decreto, el presidente del centro estratégico podrá “declarar el carácter de reservada, clasificada o de divulgación limitada, cualesquiera (sic) información, hecho o circunstancia que en cumplimiento de sus funciones tenga conocimiento” en el ejercicio de sus funciones, con lo cual cualquier información, pública o privada, podrá ser, a partir de ahora, de manejo del Estado.

Esa disposición de contenidos también incluye la de otros órganos de seguridad, e instituciones públicas y privadas, que según el artículo 10 del decreto, están obligadas a suministrar información a este centro estratégico.

El Cesspa estará a cargo de un presidente general designado por el Ejecutivo. Fue por ello que el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, ya nombró al mayor general del Ejército, Gustavo Enrique González López, para dirigir el organismo. Así lo establece en la Gaceta Oficial número 40.268.

González López, excomandante general de la Milicia Bolivariana, tendrá la responsabilidad de velar por el cumplimiento de las 7 funciones para lo cual fue creado el nuevo órgano de información. Entre ellas se encuentran la recopilación, procesamiento, integración, análisis y traslado de informaciones de “interés estratégico”, que manen de instituciones públicas o privadas, “con impacto en la seguridad de la patria”.

La polémica por la creación de este nuevo órgano surge no solo por la intención del Estado de acceder a cualquier contenido que se maneje o genere en el territorio nacional, sino por su intención de reservarlo o no para el conocimiento de la ciudadanía. Si bien el gobierno justifica el Cesspa en nombre de la seguridad del Estado y en su guerra declarada a los “planes desestabilizadores”, por otra parte se asoma la posibilidad de que este organismo, más allá de sus funciones, pueda convertirse en un instrumento de control de los ciudadanos a través de la información.

La remembranza de un “Cesna”
No es la primera vez que el Gobierno nacional apuesta por la creación de instituciones de este tipo. Ya el expresidente de la República, Hugo Chávez, había creado en 2010 el Centro de Estudio Situacional de la Nación (Cesna): un antecesor del Cesspa que, en principio, se antoja como una copia al carbón del propuesto hace tres años. El Cesna, al igual que el naciente Cesspa, también propendía hacia un control informativo del Estado “sobre cualquier aspecto de interés nacional”.

Para entonces, la organización no gubernamental Human Rights Watch, criticaba esta institución por constituir, desde su óptica, un intento del Gobierno nacional de censurar la información pública, al atribuirse la potestad de reservar cualquier contenido que consideraran “estratégico” para la nación.

La similitud entre ambos organismos no solo estriba en su función, sino en su dependencia directa del Presidente de la República.

Pero son las funciones del Cesspa las que vuelven a generar revuelo, especialmente por sus repercusiones en la ciudadanía y en el ejercicio de garantías fundamentales dentro de un proceso democrático.

Otro de los puntos de controversia sobre el nuevo organismo es su potestad de control sobre cualquier información que se emita o maneje en el territorio nacional, sea esta de carácter público o privado. Siempre y cuando sea considerado como un contenido “estratégico”, el Estado podrá acceder a ella y declarar su carácter de reserva o no, lo cual atenta contra el pleno ejercicio del derecho a la información, consagrado en el artículo 57 de la Constitución Nacional.

Pero además, el decreto no establece parámetros que determinen qué tipo de información es considerada “estratégica”, y cuáles deben guardarse para evitar algún atentado contra la seguridad del Estado, con lo cual se cierne sobre el Cesspa la posibilidad de actuar de forma discrecional.

La Carta Magna en su apartado número 28, no solo reconoce el derecho de las personas a acceder a la información o los datos sobre sí misma contenida en registros oficiales o privados, sino que reza explícitamente: “Queda a salvo el secreto de las fuentes de información periodística y de otras profesiones que determine la ley”. Tomando en consideración las funciones del Cesspa, estas bien podrían colindar con este mandato constitucional.

La inconstitucionalidad como norma
A través de un comunicado, el Colegio Nacional de Periodistas manifestó su rechazo a este organismo por considerarlo como una institución “paraestatal” de censura previa y de violación al acceso a la información.

“Este órgano impulsado por el actual gobierno no responde a ningún mandato constitucional, por el contrario, rinde cuentas a un ente político partidista denominado Dirección Político-Militar de la Revolución Bolivariana. Desde el CNP Caracas hacemos un llamado al orden constitucional y al respeto de los derechos ciudadanos, en tanto que la entrada en vigor del Cesspa implica una grave amenaza a la libertad de expresión y de prensa en Venezuela”, manifiesta el gremio periodístico en su comunicación.

El CNP argumenta su postura con base en el artículo 5 de la Ley del Ejercicio del Periodismo, en el cual se reconocen como custodios y defensores del derecho de los ciudadanos a estar informados “veraz e íntegramente”, y garantes de que los periodistas gocen de la libertad de acceso a las fuentes informativas. Ambas garantías, a juicio del colegio, quedan en entredicho con las funciones del novel centro estratégico.

“Visto que un titular de un medio independiente como 2001 causó molestia en el presidente Nicolás Maduro y hasta pidió cárcel para quien lo redactó, no podemos suponer otra cosa que cualquier información incómoda para el gobierno o crítica será censurada por el Cesspa”, supone el CNP, refiriéndose al caso del periódico 2001, que generó incomodidad en el primer mandatario nacional por uno de sus titulares, referido al racionamiento de gasolina. “Una cosa es la libertad de expresión y la otra es el libertinaje para destruir a la patria”, consideraba Maduro la semana pasada.

Hasta ahora, la vocería del Gobierno nacional no ha hecho mayores alardes sobre su posición ante el Cesspa, caso distinto del de organizaciones no gubernamentales como Espacio Público, Reporteros Sin Fronteras y el CNP, quienes, si no han fijado postura, al menos se han hecho eco de la creación del grupo.

El Cesspa ya entró en vigencia, con una sarta de críticas a cuestas que hasta ahora no han sido desmentidas. Solo queda la expectación de la ciudadanía ante la actuación de este organismo: si en realidad apunta hacia el resguardo de la seguridad de la nación, o si se trata de un intento por controlarla.

Los coqueteos de un “gran hermano”

En su novela 1984, el escritor británico George Orwell dibuja una sociedad dominada por un gobierno que, a su vez, controla toda la información. Lo hace saber a través de la omnipresencia de uno de sus personajes: un hombre que todo lo sabe, todo lo ve y todo lo escucha. Se hace llamar “El Gran Hermano”.

Si bien existen considerables distancias entre el régimen orwelliano y el gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, también puede notarse la similitud de ambos en su necesidad por la información. Aquí un bosquejo de la historia reciente:

- El presidente de la República, Nicolás Maduro, condenó la semana pasada un titular del diario 2001 referido a la escasez de gasolina. El texto, titulado La gasolina la echan con gotero, causó la indignación del mandatario, que incluso pidió cárcel para los responsables.

- El Ejecutivo nacional crea el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), con autoridad para acceder a cualquier información, pública o privada, y declarar su reserva parcial o total, en caso de considerarlas como “estratégicas” para la nación. Eso incluye la información de los medios de comunicación.

- El presidente de la República, Nicolás Maduro, crea el Órgano Superior de la Comunicación, con la finalidad de “definir, evaluar y dictar las líneas político-comunicacionales del Estado venezolano”.

Modificado por última vez en Martes, 15 Octubre 2013 02:53

Entre los recaudos suprimidos para agilizar los procedimientos se encuentran la fotocopia de cédula de identidad, la constancia de...

El parlamentario recordó que el Presidente de la República debe ser ejemplo de austeridad en el manejo de los recursos del Estado....

“Rechazamos la pretensión de imponer sanciones a esa hermana nación”, expresó el presidente cubano, Raúl Castro en su discurso de ...

Padrino López sostiene que la medida del Congreso norteamericano apunta a reactivar la violencia en Venezuela. ...

El excanciller y actual ministro para las Comunas afirmó que el congelamiento de activos en EE UU a funcionarios venezolanos o la ...

El precio del barril de petróleo venezolano volvió a experimentar esta semana una nueva caída (12,2 por ciento) y cerró en 51,26 d...