Opinión

Lo medular de las ideas y del planteamiento está allí, en el tapete para la “apropiación debida” de los guayaneses. En un marco mil veces descrito de desmantelamiento de la población venezolana en todos los sentidos.
Hoy que nuestros connacionales escapan de la miseria -cual cubanos en 60 años de comunismo- se encuentran con el rechazo de los habitantes de aquellos países adonde se ven obligados a refugiarse.
La proyección de lo humano en la naturaleza, para bien o para mal, yace en el vértice del desequilibrio ambiental como problema. Pero este nexo no es visible dentro del discurso ambientalista.
Pocaterra fue un intelectual comprometido con las luchas por la democracia, la libertad y la justicia en una Venezuela dominada por los sempiternos caudillos militares encarnados por los militares Castro y Gómez.
Luego de haber sido esclavizados por el socialismo del siglo XXI, deberíamos pensar en el qué hacer cuando esto pase. Incluso, deberíamos tener a la mano argumentos muy convincentes para exigir una ruptura radical con este estado de cosas.
Template by JoomlaShine