Opinión
Héctor Lucena

Héctor Lucena

El presidente Nicolás Maduro reproduce la frase sin una revisión a fondo de la gestión pública en industrias expropiadas o tomadas por el Gobierno.

La falta de políticas económicas que mitiguen la inflación y la escasez hacen que el hecho productivo sea aún más cuesta arriba, creando un círculo vicioso en el que la falta de producción produce más escasez e inflación, y con ello, la dilución del salario, del poder adquisitivo y la calidad de vida.

De cómo Venezuela pasó de ser el país saudita de grandes ingresos petroleros, y promesa del desarrollo latinoamericano, a ser la economía más paupérrima de América Latina. Un país que ya no recibe inmigrantes porque no creen en la nación, y que, por el contrario exporta personal capacitado que no ve futuro.

Estamos en un estado laboral en donde el trabajo no es valorado, verbigracia, la erosión del salario mínimo y el carácter unilateral con el que el Gobierno lo decreta. Hay un estímulo a otros comportamientos en ámbitos distintos a lo productivo. Imposible sostener una sociedad por este camino.

El discurso gubernamental continúa anclado en la guerra económica sin lograr construir confianza en los trabajadores y en los empresarios.

Mala administración de los recursos ha devenido, durante el socialismo del siglo XXI, en la importación de aquello de lo que Venezuela se glorió producir una vez.

El ya eterno dilema entre invertir la jornada en producir o hacer colas, o entre la cola y los deberes familiares, ha permeado hasta las bases de la organización social, cada vez más condicionada ante la incertidumbre de la escasez y la precarización de la calidad de vida.

Héctor Lucena cuestiona la estrategia improvisada de días de asueto como fórmula para aumentar el ahorro energético.

Los reportes periodísticos y de analistas de estos sucesos en el estado Bolívar señalan 117 mineros asesinados en varios importantes centros de explotación a lo largo de los últimos años.

La armonía entre las políticas públicas de un Estado, su legislación laboral y las políticas internas de la empresa son fundamentales para el funcionamiento de las fábricas, el desarrollo de su productividad, la generación de bienes, servicios y de beneficios para los trabajadores.



Página 6 de 18

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...