Opinión
Miércoles, 15 Agosto 2018 00:00

Tres veces escapa el genio de América a la muerte decretada por la traición. La primera en Jamaica, el 10 de diciembre de 1815, cuando un negro llamado Pío, de diecinueve años y que estaba con él desde los diez u once, apuñaló dos veces a José Félix Amestoy que se había quedado dormido en la hamaca que solía usar el Libertador, mientras lo esperaba por instrucciones para un viaje a los Cayos.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...