Opinión

Anaqueles vacíos o comercios con largas colas. Otro resultado de las medidas económicas gubernamentales. Al menos 11 comerciantes han sido detenidos por irregularidades en los precios de venta de sus productos. Las regularizaciones nuevamente imponen la anarquía para conseguir alimentos. Las fiscalizaciones, por otro lado, no se extienden a todo el sector económico que bajo la mirada cómplice de las autoridades mantienen el descontrol de la economía. “Ningún comerciante en ninguna parte del mundo quiere trabajar a pérdida. Ante la ola de escarnio público, han dicho para qué trabajar con esos alimentos, y lo que han hecho es parar los pedidos”, alegó el presidente de Camcaroní.

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resistido atropellos, muertes, hambre, mentiras, corrupción y bancarrota de la política socialista.

Caroní fue de los cinco municipios del país con más manifestaciones de calle, según el último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social resaltó en su informe mensual que las manifestaciones de calle se incrementaron 40 por ciento en comparación con el año pasado.

Una fuente del grupo dijo que el cierre es por dos meses.

La Subcomisión de Políticas Financieras y Tributarias de la legítima Asamblea Nacional (AN) develó en un informe lo que la dictadura, mediante su Banco Central de Venezuela, oculta: que los desaciertos del régimen han convertido al país en una de las peores economías del planeta. Nada menos.

De la reunión se estableció que las gandolas con guías legales tendrán preferencia en el paso por las alcabalas. Asimismo, Alimentos Bolívar se comprometió a minimizar la burocracia y comprará directamente a los comerciantes, en alianza estratégica.

La imagen de vehículos con bidones en el techo; conductores surtiendo artesanalmente a otros en zonas residenciales; colas de varias cuadras en las cercanías de las estaciones de servicio y, frente a eso, una total desinformación por parte de las autoridades han sido las principales marcas del grave desabastecimiento de combustible que empeora el transporte público y somete a particulares a hacer varias horas de cola para surtir sus tanques.

La manifestación busca sensibilizar a la población sobre la alerta sanitaria que implica el grave desabastecimiento en el principal centro asistencial de San Félix.

Plantearon recopilar información de los distintos centros de salud públicos y organizar posibles denuncias ante la Fiscalía y Defensoría del Pueblo.



Página 1 de 7

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...