Opinión

Dirigentes de diferentes partidos manifestaron este lunes en una actividad llamada ‘Requesens somos todo’, en rechazo a su detención arbitraria y a las vejaciones del régimen de Nicolás Maduro.

Más de la mitad de los venezolanos no votó, lo que puede significar que rechazaron el proceso electoral como un todo. Decidieron, por lo menos en esa elección, que la técnica utilizada para cambiar los gobiernos en Venezuela no era confiable para producir los resultados debidos.

No fue una manifestación masiva en una avenida capitalina para una foto épica. Lo de este viernes fue, en cambio, la multiplicación de decenas de protestas en muchos focos. Las razones abundaron: la salud. La comida. La luz. El agua. Y la necesidad de elegir libremente quién gobernará el país, un derecho que la dictadura madurista pretende enterrar en el proceso amañado del próximo 20 de mayo. Por eso, en las calles, los venezolanos se plantaron una vez más para demostrar su descontento con la debacle provocada por Maduro y su empecinamiento por aferrarse al poder.

Está demostrado históricamente que una alta concentración de poder da licencia para el mal uso de los recursos. Igual ocurre con la acentuación de los personalismos, y más aún con la no rendición de cuentas.

Las quejas por la entrega de billetes de 50 o de 100 bolívares obedece a la negativa de algunos comercios, y hasta en el transporte público, en recibir el papel moneda de estas denominaciones.

Lunes, 14 Agosto 2017 00:00

El motor de la protesta no sólo no se ha apagado, sino que sigue encendido y se tiende a recalentar. Los conductores que pueden transformar la situación tienen que proyectarse y asumir sus responsabilidades. No es verdad que Maduro le ganó la partida al cambio.

Representantes de cuatro centrales sindicales valoran la diligente atención del organismo internacional en el “momento decisorio de la historia de Venezuela y de la clase trabajadora”.

El movimiento llama a los trabajadores a dejar de lado el miedo ante las amenazas del gobierno de Nicolás Maduro, convencidos de que lograrán una cifra de 10 millones de manifestaciones de voluntad en la consulta popular del 16 de julio.

Durante la jornada de este jueves, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Policía del estado Bolívar (PEB) apresaron a 12 muchachos en Alta Vista. Algunos de los aprehendidos no participaban en la protesta.

A pesar del cansancio, hay quienes siguen apostando a la protesta de calle como medida de presión para un cambio de gobierno. El 'plantón' en Guayana reitera el mensaje de rechazo la Constituyente, demostrando a su vez cómo cumplir con compromisos académicos y laborales sin abandonar los espacios de lucha.



Página 1 de 4

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...