Opinión
Martes, 04 Septiembre 2018 00:00

Una leyenda enseñada en las clases de historia y repetida hasta casi convertirse en realidad, cuenta que en su viaje de Barcelona a Angostura, Bolívar fue atacado en el sitio de Quiamare y según esa tradición, salvó la vida gritando órdenes a un inexistente batallón que hizo presumir a los atacantes una fuerza superior, pero la realidad la narra el oficial realista F. Montenegro Colón en carta enviada a Francisco Javier Yanes.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...