Opinión
Martes, 31 Julio 2018 00:00

El sentido común de parte de la población olfatea que no hay salida inmediata al caos de nuestras ciudades y a la cotidianidad personal; el sueño de superación (más allá de los corsés ideológicos por cierto) de enrumbar sacrificios en pro de la calidad de vida y de una existencia provechosa, se sitúa fuera de las fronteras, desafiando lo desconocido y los embates del rechazo en linderos ajenos.

Organizaciones como Espacio Público y el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-UCAB) advirtieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que la migración alcance los tres millones de personas a finales de 2018.

El secretario de salud de Primero Justicia, Danny Golindano, señaló que mientras que entre 2010 y 2016 se redujo en 27% las muertes por malaria, en Venezuela se presentó un incremento del 3.000%.

Debido a la hiperinflación, los ingresos en las instituciones privadas solo cubren la nómina de docentes y trabajadores. Educadores, directivos y la Andiep temen un cierre técnico de los colegios privados, no solo por los costos operativos, sino por la falta de profesionales de relevo para dar clases en las aulas que mes a mes se quedan sin profesores.

Durante una rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores, Maduro reconoció que varios miles de venezolanos decidieron emigrar de su país, pero rechazó tajantemente que la cifra se acerque a los dos millones que denuncia la oposición y algunos países del continente.

Es el hambre. Es la falta de medicinas. Es el éxodo que ha costado vidas. Es la pobreza que aumenta. Eso y más llevó a la ONU a pronunciarse este viernes en un tono lejos de la diplomacia habitual: las Naciones Unidas clamaron, mediante un informe, que el régimen de Nicolás Maduro enfrente, de una vez por todas, la crisis humanitaria que ha matado a muchos venezolanos y que acepte la ayuda internacional que, en más de una ocasión, ha procurado que se magnifique la desgracia que padece el país.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...