Opinión

¿Y por qué esta vez sí confiar en un diálogo con la dictadura? Porque el régimen está muy acorralado. Sus mentiras y excusas han perdido fuerza y credibilidad. El informe Bachelet fue el golpe de gracia.
Los dictadores siguen siendo tan sanguinarios como siempre y los métodos de torturas se siguen aplicando, a pesar del avance de los pueblos en materia de derechos humanos. Los procedimientos siguen siendo los mismos, solo han variado los actores.
Los venezolanos, durante décadas, nos horrorizamos con las historias de los balseros cubanos. Al menos ellos escapaban hacia la libertad. Estos emigrantes que escapan hoy de Sucre se enfrentan a otros tipos de esclavitud.
Si el “Informe Bachelet” tiene razón, entonces lo de Barbados es una sinrazón. No hay que seguir dando vueltas para entenderlo. Cabría repetir la expresión de Santo Tomás: ver para creer...
La vocería de la república constitucional la ostenta, de modo indiscutible, el actual presidente encargado, Juan Guaidó, con independencia de quienes influyan en sus decisiones. Este es otro dato de la realidad. De modo que, goza de un beneplácito consecuencia de las circunstancias, resultado de una población fracturada y desesperada.
Template by JoomlaShine