Jueves, 08 Junio 2017 00:00

CEV: el Papa apoya ‘totalmente’ rechazo a la Constituyente y está del lado de los que más sufren [+ video]

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Francisco recibió a los seis obispos que componen la dirección de la CEV, que acudieron a la reunión para “abogar por su pueblo” Francisco recibió a los seis obispos que componen la dirección de la CEV, que acudieron a la reunión para “abogar por su pueblo” Fotos cortesía

Preguntado por lo que puede hacer el pontífice para aliviar la situación en el país, el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Diego Padrón, destacó que Francisco “tiene un gran radio de acción” y puede recurrir a su gran influencia en todo el mundo para resolver el conflicto político nacional.

 
 

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Diego Padrón, afirmó este jueves que el papa Francisco está “muy conmovido” por la situación de inestabilidad que vive Venezuela y que no está de parte del Gobierno, sino con quienes “más sufren”.

Así lo afirmó Padrón a su salida de la reunión de la CEV con el papa Francisco pautada para este jueves en el Vaticano, Roma, para tratar la situación del país.

La audiencia del Papa con los seis obispos de la CEV comenzó a las 10:00 hora local (08:00 GMT) en el Palacio pontificio, donde se celebran las reuniones oficiales. El encuentro tenía prevista media hora de duración, pero se extendió 30 minutos más.

La conferencia detalló desde su cuenta en Twitter que los seis obispos participantes entregaron al Papa un informe detallado sobre el número de fallecidos durante las protestas y cifras de la crisis humanitaria nacional.

Ahí participaron el presidente de la CEV, el arzobispo de Cumaná Diego Rafael Padrón Sánchez; el vicepresidente y arzobispo de Barinas, Luis Azuaje Ayala; los obispos de San Cristóbal, Mario del Valle Moronta Rodríguez, y de San Felipe, Víctor Hugo Basabe; el cardenal arzobispo de Caracas, Jorge Liberato Urosa Savino, y el cardenal arzobispo de Mérida, Baltazar Porras Cardozo.

En rueda de prensa luego de la reunión, Padrón afirmó que “no hay ni distancia ni división entre los obispos de Venezuela y el Papa. Está informado a diario de todo lo que ocurre en Venezuela”, y que sin duda “está con el pueblo”.

Francisco recibió a los seis obispos que componen la dirección de la CEV, que acudieron a la reunión para “abogar por su pueblo” y “sin ningún interés de entrar en confrontación con el Gobierno”.

Los obispos relataron al pontífice la situación que atraviesa el país, donde, según el arzobispo de Cumaná, “todo el pueblo sufre hambre, la falta de medicina, la inseguridad y la zozobra”, y donde se suman “dos meses de continuas manifestaciones diarias donde ya han muerto 70 jóvenes de manera violenta y cada vez más violenta”.

Sumado para el cambio

Preguntado por lo que puede hacer el Papa para aliviar la situación en el país, Padrón destacó que “tiene un gran radio de acción” y puede recurrir a su gran influencia en todo el mundo.

“El Papa tiene un gran radio de acción. Todos los contactos, toda la moral que tiene para hablarles a los gobiernos y a los pueblos, y él puede hacer mucho en favor de Venezuela”, dijo.

“Confiamos en que esa visión internacional y esa ayuda internacional va a ayudar al pueblo venezolano”, sostuvo, a lo que añadió que cuando los Estados, los gobiernos y los pueblos del mundo entero hablan de una situación, “son una gran fuerza para hacer cambiar la situación”.

CEV2Los obispos relataron al pontífice la situación que atraviesa el país en una reunión que se extendió durante una hora

El presidente de la CEV dijo que la solución para pacificar su país pasa por que “el Gobierno cuanto antes admita que las políticas son erradas” y que reconozca “las necesidades del pueblo”.

“En este momento hay necesidad de abrir una ayuda humanitaria. No importa el nombre. Si al Gobierno no le gusta la palabra canal humanitario podemos utilizar otra, como solidaridad fraterna. Pero no podemos negar la realidad”, explicó a los medios.

Padrón afirmó que la Santa Sede apoya totalmente el rechazo a la reforma de la Constitución que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro pretende impulsar, porque, según la CEV, es innecesaria, ya que el pueblo “necesita alimento, medicina, seguridad, lecciones, respeto a su dignidad y, por ejemplo, el derecho a la manifestación”.

“Y eso no se va a resolver con un cambio de Constitución”, aseveró.

De aciertos y tropiezos

En varias ocasiones el papa Francisco ha manifestado públicamente su preocupación por Venezuela tras la ola de protestas iniciadas en abril por la restitución de la democracia y anticipar la salida pacífica y legal del presidente Nicolás Maduro.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Iglesia Católica de Guayana pide ‘No callar’ ante la represión criminal y el plan autoritario

barra 4naranja220

CEV: desconocer a la Asamblea Nacional es destruir toda posibilidad de convivencia democrática y plural

barra 4naranja220

Vaticano ratifica su posición sobre crisis en Venezuela: las elecciones son la salida

barra 4naranja220

Papa Francisco llama a la búsqueda de una solución pacífica al conflicto político venezolano

 

“Es una oportunidad para que el episcopado venezolano hable al papa Francisco de manera detallada sobre la crisis en que está inmersa el país”, indicó por su parte en un comunicado la CEV.

A finales de abril, a bordo del avión papal que lo condujo a Roma desde Egipto, el Papa argentino advirtió a la prensa que no es fácil ayudar a Venezuela en estos momentos y puso condiciones claras para poder poner al gobierno y a la oposición a dialogar.

“Hubo una intervención de la Santa Sede bajo pedido fuerte de cuatro presidentes que trabajaban como facilitadores. Y la cosa no resultó. Quedó ahí. No resultó porque las propuestas no eran aceptadas o se diluían. Eran un sí sí, pero no no”, afirmó el Papa.

El pontífice se refería a las gestiones de la Santa Sede a pedido de los ex mandatarios José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana), Martín Torrijos (Panamá) y Ernesto Samper (Colombia) que no dieron resultado en diciembre pasado.

La diplomacia del Vaticano no ha reconocido una mediación en el conflicto entre el gobierno y la oposición, sino que se considera como un facilitador del diálogo, según explicaron fuentes vaticanas.

La decisión de Maduro de descartar la celebración de comicios y convocar a una Asamblea Nacional Constituyente popular, fue rechazada en mayo por los obispos venezolanos por considerarla “engañosa, monocolor y excluyente”.

La Iglesia venezolana ha ido tomando cada vez más posición sobre la situación e instó recientemente a que se celebren elecciones justas, además de exigir que cese la represión desproporcionada.

Luego de la reunión, los integrantes de la (CEV), tuvieron un almuerzo con Pietro Parolin, prelado italiano de la Iglesia Católica.

 


Salutación venezolana

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió una carta de salutación al papa Francisco antes de su encuentro este jueves, en las que reiteran su preocupación por la crisis humanitaria nacional, el avance autoritario del Gobierno y la represión desmedida de sus fuerzas para acallar el derecho a la protesta. Aquí, el texto completo:

Saludo de la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana al santo padre Francisco con motivo de la audiencia concedida el día 8 de junio de 2017

Santo Padre: 

Los obispos de Venezuela, por nuestro intermedio, le saludan fraternalmente, le reiteran la total adhesión a su persona y magisterio y rezan cada día pidiendo a Jesucristo que sus palabras y gestos de Pastor Universal revelen a todos los hombres y mujeres la misericordia del Padre Celestial. Nuestra obediencia a su persona no es sólo afectiva y guiada por la empatía latinoamericana sino de carácter teológico y sacramental. No es discutible, y la explicitamos con la fórmula latina Cum Petro et sub Petro. Cualquier otra interpretación es falsa y malintencionada. De aquí que hayamos recibido con profunda estima y sincera complacencia su fraterna y honrosa carta del pasado 5 de mayo dirigida a todos los obispos, como su continua preocupación referida a Venezuela. 

El Episcopado y toda la Iglesia en Venezuela le agradecen su manifiesta preocupación por el destino democrático de nuestra nación y el prolongado y creciente sufrimiento a que ella está sometida. Hoy en Venezuela ya no hay propiamente un conflicto ideológico entre derechas e izquierdas o entre “patriotas” y “escuálidos” -todo esto pasó a un segundo o tercer plano- sino una lucha entre un Gobierno devenido en dictadura, autorreferencial que sólo sirve para sus propios intereses y todo un pueblo que clama libertad y busca afanosamente, a riesgo de las vidas de los más jóvenes, pan, medicamentos, seguridad, trabajo y elecciones justas, libertades plenas y poderes públicos autónomos, que pongan en primer lugar el bien común y la paz social. 

La Conferencia Episcopal se ha dirigido repetidas veces al Gobierno y hace apenas dos semanas se ha reunido e intercambiado con sus representantes más calificados algunas propuestas sobre la ayuda humanitaria. La esperanza de que Cáritas Venezolana, a más de la amplia labor que realiza ordinariamente, pudiera servir de instrumento para que al menos las medicinas lleguen a tiempo y sin exclusiones a todos los ciudadanos, no se ha perdido; pero las condiciones que establecen los ministerios y otros organismos encargados de la salud y nutrición son tales y tantas que el camino se hace cuesta arriba y está sembrado de obstáculos. 

Por otra parte, el Episcopado venezolano ha juzgado innecesaria, desigual desde el punto de vista social y, en consecuencia, inconveniente y peligrosa, la iniciativa presidencial de una Asamblea Nacional Constituyente, convocada sin consultar la libre opinión del pueblo de manera directa y universal, mediante un previo referéndum consultivo. Esta Asamblea, prevista para fines del próximo mes de julio, será impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una dictadura militar, socialistamarxista y comunista, la permanencia ilimitada del actual Gobierno en el poder, la anulación de los poderes públicos constituidos, particularmente de la actual Asamblea Nacional, representante de la soberanía popular, el aumento de la persecución y exilio de los opositores al sistema político dominante y la ampliación de las facilidades para la corrupción de los gobernantes y sus adláteres. De aprobarse, no se descartan mayores controles a la libertad de expresión, incluso a la libertad religiosa, y mayor represión para la ciudadanía. Por estas y otras razones la Conferencia Episcopal Venezolana rechaza categóricamente la instalación y desarrollo de dicha Asamblea Constituyente, de carácter comunal y excluyente. 

La imposición de este formato de Asamblea es también la negación por parte del actual Gobierno de un propósito de diálogo verdadero y eficaz. Para la Conferencia Episcopal, diálogo en Venezuela quiere decir hoy consultar la libre opinión del pueblo soberano de respetar seriamente el resultado de la consulta. Pero el diálogo en nuestro país debe tener, no como condición sino como punto de partida o presupuestos de real eficacia, los acuerdos alcanzados, pero no cumplidos, en la sesión de diálogo del treinta y treinta y uno de octubre del año pasado, oportunamente demandados por el Secretario de Estado Vaticano, Su Eminencia Cardenal Pietro Parolin, en su carta enviada al Gobierno y a la oposición el 1 de diciembre de 2016.

Santo Padre, nuestro pueblo sufre cada día más. Hoy, aunque el tema noticioso es la Asamblea Nacional Constituyente, la situación social no ha mejorado. Continúa el desabastecimiento de alimentos y medicamentos con el agravante de la poca accesibilidad económica de los venezolanos; va aumentando la desnutrición infantil y nuestros enfermos se nos mueren. La brutal represión en las protestas por parte de los órganos de seguridad del Gobierno ha cobrado más de sesenta vidas jóvenes. Son escenas muy dolorosas que hemos vivido en los dos últimos meses. 

Los obispos, sacerdotes, consagrados y consagradas, y los laicos, estamos hoy en Venezuela más unidos que en otros tiempos, procurando dar un testimonio creíble de fe, esperanza y caridad, de pobreza, solidaridad y oración. Nunca antes se había hecho tanta oración en Venezuela como ahora. El santo pueblo fiel quiere al Papa y reza más por él. Rezamos también por su próximo viaje al hermano país de Colombia. 

Santo Padre, la Iglesia en Venezuela camina con Usted. Nada ni nadie la apartará de su cayado de Pastor. Los obispos valoramos como altamente positivos sus mensajes dirigidos a los pastores de la Iglesia, a los gobernantes, a la dirigencia política y a todo el pueblo. Necesitamos su palabra orientadora, aun a riesgo de que en algún momento pueda ser mal interpretada Ella es siempre para nosotros fuente de consuelo y esperanza.

Agradeciendo inmensamente, Santo Padre, que nos haya recibido, pastores y fieles de Venezuela le pedimos que nos dé su santa bendición. 

                                                                     Muchas gracias 

 
Visto 2795 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Noviembre 2017 12:02

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Corpoelec prometió revisar la posibilidad de sustituir uno de los dos transformadores dañados en la zona. Cuatro apagones durante ...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...

El urbanista Simón Yegres y la ONG Contraloría de lo Público y lo Urbano recuerdan los planes diseñados en el municipio en los que...

Un total de 6.893 personas se han visto afectadas en el estado Bolívar por las inundaciones a raíz de las crecidas del Orinoco y d...