Jueves, 26 Enero 2017 00:00

CIDH cierra filas contra vulneración de derechos de migrantes venezolanos

 
Valora este artículo
(0 votos)
La mendicidad de los venezolanos que salen de su país preocupa a la CIDH La mendicidad de los venezolanos que salen de su país preocupa a la CIDH Fotos Archivo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó su preocupación por el trato que reciben los oriundos criollos que, ante la crisis humanitaria en su país, deciden buscar otro horizonte. Mientras, la xenofobia contra ellos crece en países como Chile.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Migración de venezolanos a Pacaraima en condición de mendicidad enciende alarmas del norte de Brasil

barra 4naranja220

“Irnos en bote era la única forma de emigrar a Guyana y valió la pena

barra 4naranja220

Venezolanos aprovechan reapertura de la frontera con Colombia para abastecerse

barra 4naranja220

Comisión de alto nivel de Brasil abordará efectos de la migración venezolana en estado de Roraima

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó su preocupación: un gran número de venezolanos se han visto forzados a migrar a otros países de la región como mecanismo de supervivencia, como consecuencia de la situación humanitaria, en particular a los efectos que vienen ocasionando la escasez de alimentos, medicamentos y tratamientos médicos.

Ante la falta de canales legales, regulares y seguros para migrar, muchas personas no han tenido otra opción que recurrir a canales clandestinos que provee la migración irregular, a través de riesgosas rutas terrestres y marítimas. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llama a los estados miembros de la OEA a adoptar medidas para reforzar los mecanismos de responsabilidad compartida con relación a la situación de los migrantes venezolanos, a la vez que les insta a no adoptar medidas que limiten o vulneren los derechos humanos de los migrantes y de los solicitantes de refugio procedentes de Venezuela.

En este orden de ideas, la CIDH manifiesta su preocupación ante las actuaciones del pasado 9 de diciembre en Brasil con el objeto de deportar a aproximadamente 450 personas migrantes venezolanas en situación migratoria irregular de Boa Vista, estado de Roraima, Brasil, cerca de la frontera con Venezuela. Las personas migrantes eran en su mayoría indígenas del pueblo indígena warao, entre los que se encontraban hombres y mujeres, así como más de 180 niños y niñas, incluyendo recién nacidos.

Detalladamente

De acuerdo con información de público conocimiento, en la madrugada del 9 de diciembre de 2016 se realizó un operativo de control migratorio en la Feria del Passarão, en la ciudad de Boa Vista, con el fin de detectar, detener y expulsar a personas migrantes venezolanas en situación indocumentada en Brasil. Como resultado de este operativo, alrededor de 450 ciudadanos migrantes venezolanas, en su mayoría indígenas waraos, fueron puestas en detención migratoria, mientras esperaban para ser deportadas.

Durante el tiempo que permanecieron apresadas, a los indígenas no se les habría permitido exponer sus circunstancias individuales y colectivas ni establecer contacto con miembros de la Pastoral y otras organizaciones de la sociedad civil que deseaban orientarlos y darles asistencia legal. En el mismo día las personas fueron montadas en autobuses para ser trasladadas hasta la ciudad de Santa Elena de Uairén, en la frontera entre Brasil y Venezuela, en donde serían entregadas a las autoridades migratorias de Venezuela.

migrantes2La CIDH exhorta a países vecinos a flexibilizar la entrada de venezolanos que migran por razones humanitarias

Ante estos hechos, la Defensoría Pública de la Unión (DPU) de Brasil presentó un recurso de habeas corpus con solicitud de medida cautelar, a efectos de detener la expulsión colectiva de las personas migrantes venezolanas. El 10 de diciembre de 2016 se detuvo la deportación de las personas migrantes venezolanas. La comisión destaca la importancia de las medidas emprendidas por la Defensoría Pública de la Unión y la decisión del Tribunal Federal como medidas ejemplares a efectos de salvaguardar los derechos humanos de las personas migrantes venezolanas.

De conformidad con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, la CIDH recuerda al Estado brasileño que tiene la obligación de implementar todas las medidas que sean necesarias para proteger la vida, integridad y seguridad de todas las personas migrantes bajo su jurisdicción. La garantía efectiva del derecho a la vida exige que el Estado adopte medidas especiales de prevención, protección y asistencia cuando tiene conocimiento de situaciones de personas migrantes o necesitadas de protección internacional en tránsito o en fronteras internacionales que se encuentran en peligro.

Advertidos

La comisión toma nota de que el pasado 6 de diciembre de 2016, la Cámara de Diputados de Brasil aprobó el proyecto de Ley 2.516/15, mediante el cual se busca establecer una nueva Ley de Migración. La comisión insta al Estado brasileño para que la ley sea aprobada y se encuentre acorde con un enfoque de derechos humanos e incorpore las normas y estándares internacionales e interamericanos de derechos humanos.

Al respecto la comisión recuerda a los estados de la región que la detención migratoria debe ser una medida excepcional, de último recurso y siempre por el menor tiempo posible, una vez realizada una evaluación individualizada de cada caso y a la consideración de medidas alternativas. Asimismo, los estados no pueden recurrir a la detención migratoria de niñas o niños y sus padres para cautelar los fines de un proceso migratorio o un procedimiento para la determinación de la condición de refugiado.

Según información de público conocimiento, la migración de personas de nacionalidad venezolana a los estados de la región ha venido aumentando de forma exponencial en los últimos años. En este sentido, la comisión observa con suma preocupación el aumento exponencial en el número de solicitantes de asilo provenientes de Venezuela. De acuerdo con cifras del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), para finales de 2012, la cifra de solicitantes de asilo de Venezuela era de 505, pasando a 1.153 en 2013, 4.820 en 2014 y 15.094 para finales de 2015. Lo anterior representa un aumento porcentual de 2.889% en el número de personas venezolanas que solicitaron el reconocimiento de la condición de refugiado en el exterior entre 2012 y 2015.

migrantes3La crisis nacional también toca a países fronterizos, a donde llegan venezolanos en precarias condiciones

Con relación al aumento de la migración de personas venezolanas a los países de la región, dentro de un marco de responsabilidad compartida, la comisión insta a los estados de la región a adoptar medidas tendientes a brindar un trato humanitario y respuestas de protección internacional a personas procedentes de Venezuela a través de la protección de los refugiados, a considerar formas de protección complementaria de conformidad al artículo 22.8 de la Convención Americana, a aplicar regímenes de visas humanitarias, a aplicar regímenes de protección temporal por razones humanitarias, así como aplicar otras alternativas de regularización con base en la normativa migratoria nacional y regional. 

Pero a Venezuela también 

Asimismo, la comisión expresa su preocupación por la decisión de Venezuela de cerrar sus fronteras. Venezuela decretó el cierre de la frontera con Brasil el pasado 14 de diciembre de 2016. El cierre de la frontera con Brasil se suma al ya existente cierre de la frontera con Colombia desde agosto de 2015. Al respecto, la CIDH insta a Venezuela a dejar sin efectos todas aquellas medidas que obstaculicen el derecho de todas las personas a salir del territorio venezolano, así como a solicitar y recibir asilo, a solicitar y recibir protección complementaria u otra respuesta de protección.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia. (Con información de la CIDH)

 

        Trumpistas chilenos

Mientras una nueva ola de latinoamericanos huye de las dificultades políticas y económicas en sus países para iniciar una nueva vida en Chile, los aspirantes presidenciales se ven tentados a aprovechar un creciente sentimiento antiinmigrante para avanzar en las encuestas.

El discurso de los precandidatos recuerda la retórica que dio impulso a Donald Trump en Estados Unidos y a otros políticos nacionalistas en Europa. Una fórmula que parece dar frutos en Chile, donde la mezcla de una debilitada economía y una sociedad de tradición conservadora tiene a los inmigrantes bajo la mira.

El ex presidente Sebastián Piñera, quien según los sondeos es el favorito para las elecciones de noviembre, ha dicho que Chile importa problemas, en tanto que el senador de centroizquierda Alejandro Guillier -segundo en las encuestas- ha abogado por una política migratoria más selectiva.

Para Laurence Blair, analista para Chile de The Economist Intelligence Unit, “los políticos de izquierda y de derecha necesitan ser cuidadosos con lo que dicen, porque como hemos visto en Reino Unido y Estados Unidos, pueden crear realidades con lo que dicen”.

“Existe el riesgo de que los políticos se dejen llevar”, agregó.

Según la encuestadora privada Cadem, el 75 por ciento de los consultados dijo que Chile debería adoptar políticas de inmigración más estrictas, mientras que el 71 por ciento afirmó que el número de inmigrantes en el país es alto y el 45 por ciento que la inmigración es mala para el país.

En contraste, el 41 por ciento afirmó que es algo bueno.

A pesar del reciente aumento de la inmigración, que se ha multiplicado por cinco en los últimos 30 años, los extranjeros representaban sólo un 2,3 por ciento de la población en 2014, frente a un promedio del 13 por ciento en los países miembros de la OCDE y un promedio del 3,2 por ciento global.

Chile tiene una larga historia de inmigración, pero el origen ha cambiado rápidamente. El número de haitianos y venezolanos que entró al país el 2015 significó aumentos del 144 y 192 por ciento, respectivamente, frente al año previo.

El Gobierno, en tanto, prevé enviar este mes un proyecto para actualizar la añeja ley de 1975, aunque algunos congresistas creen que la iniciativa tardará en ser aprobada en un año marcado por las elecciones.

Con una tasa de fertilidad por debajo de la de renovación, los expertos subrayan que igualmente Chile necesita inmigrantes para ayudar a estimular su economía. (Reuters)

 
Visto 2310 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Noviembre 2017 11:15

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Corpoelec prometió revisar la posibilidad de sustituir uno de los dos transformadores dañados en la zona. Cuatro apagones durante ...

El gobernador del distrito 4370 del Rotary Internacional precisó que al menos 180 pacientes en Bolívar esperan por marcapasos, los...

El urbanista Simón Yegres y la ONG Contraloría de lo Público y lo Urbano recuerdan los planes diseñados en el municipio en los que...

Un total de 6.893 personas se han visto afectadas en el estado Bolívar por las inundaciones a raíz de las crecidas del Orinoco y d...