Varios de los sancionados son acusados de sobornar a quienes ejercieron como tesoreros nacionales, Claudia Díaz y Alejandro Andrade, a cambio de ser partícipes en operaciones de cambio de divisas que generaron más de $ 2,4 mil millones en ganancias corruptas, informó el Departamento del Tesoro de EE UU.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó este martes a siete venezolanos y 23 compañías envueltas en un esquema de corrupción, informó el organismo, “diseñado para aprovechar las prácticas de cambio de moneda del Gobierno de Venezuela, generando más de $ 2.4 mil millones en ganancias corruptas”.

En el grupo de sancionados, figura la extesorera nacional y enfermera del expresidente Hugo Chávez, Claudia Patricia Díaz Guillén y uno de los dueños de Globovisión y Seguros La Vitalicia, Raúl Antonio Gorrín Belisario, además de otras cinco personas, incluidos familiares, y 23 compañías “por sus roles en el esquema de soborno”.

“Los miembros del régimen venezolano han saqueado miles de millones de dólares de Venezuela mientras el pueblo venezolano sufre. El Tesoro está apuntando a esta red de cambio de divisas, que era otro esquema ilícito que el régimen venezolano había utilizado para robar a su gente", dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, a través de una nota de prensa.

“Nuestras acciones contra esta red corrupta de cambio de moneda ponen de manifiesto otra práctica deplorable que los privilegiados del régimen de Venezuela han utilizado para beneficiarse a costa del pueblo venezolano. Los Estados Unidos siguen comprometidos a responsabilizar a los responsables del trágico declive de Venezuela, y seguirán utilizando herramientas diplomáticas y económicas para apoyar los esfuerzos del pueblo venezolano por restaurar su democracia", manifestó.

El comunicado de la OFAC señala que las sanciones apuntan a individuos que se aprovecharon del sistema corrupto dentro de la Oficina Nacional del Tesoro (ONT), bajo la supervisión de dos tesoreros nacionales, Alejandro Andrade Cedeño y Díaz. El primero, recuerdan, fue condenado por el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida, el 27 de noviembre de 2018, a 10 años de prisión por aceptar sobornos de más de $ 1.000 millones por su papel en el esquema.

“Cuando carecía de suficientes bolívares para proyectos gubernamentales, Andrade usó una serie de casas de cambio o casas de bolsa, para cambiar dólares por bolívares. Como parte del esquema, las casas de cambio vendieron dólares por bolívares en mercados paralelos a una tasa de cambio del mercado negro más alta que la tasa oficial del gobierno. Estas casas de cambio mantuvieron la diferencia entre la tasa del mercado negro y la tasa oficial del gobierno, lo que resultó en ganancias masivas para las casas de cambio que proveen bolívares a la ONT”, explican.

La OFAC aclara que solo las casas de cambio aprobadas por la ONT tenían la capacidad de realizar intercambios y, como Tesorero Nacional, Andrade y más tarde Díaz, “tenían la autoridad para decidir qué casas de cambio recibían contratos gubernamentales”.

La red

Fue en la selección de las casas de cambio privilegiadas en donde entra Gorrín a la trama de corrupción. De acuerdo con la investigación de EE UU, tanto Andrade como Díaz, mientras ocupaban el cargo de Tesorero Nacional, usaron sus posiciones oficiales para dar a Gorrín “acceso a los tipos de cambio preferenciales de la ONT para maximizar las ganancias en las transacciones de divisas que se mueven a través de las casas de bolsa”.

El organismo indica que los sancionados se enriquecieron al capitalizar transacciones favorables en divisas a través de casas de bolsa, ocultando sus ganancias en cuentas bancarias e inversiones europeas y estadounidenses.

A cambio de su selección como “las únicas casas de cambio de moneda aprobadas por la ONT”, Gorrín y Leonardo González Dellán, otro empresario venezolano, pagaron cientos de millones de dólares en sobornos a Andrade, indica la OFAC.

Explican que Andrade facilitó la continuación del esquema de soborno al presentar a Gorrín a su sucesora. “Desde al menos 2011 hasta 2013, Gorrín pagó sobornos a Díaz, transfiriendo dinero a ella y a su esposo, Adrián José Velásquez Figueroa y comprando activos en su nombre, incluida una residencia en Cap Cana, República Dominicana, y un avión”.

Gorrín, su cuñado y socio de negocios, Gustavo Adolfo Perdomo y González manejaron la “riqueza corrupta” que se generó en nombre del ex tesorero Andrade, “manteniendo el dinero en cuentas bancarias en el extranjero y reinvirtiendo en propiedades, aviones y otros activos de lujo”, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, así como caballos de campeonato múltiples y numerosos relojes de alta gama.

“La compra de todos estos bienes y los pagos se ocultó detrás de una sofisticada red de empresas estadounidenses y extranjeras que ocultaba la titularidad real de los individuos. Todas las personas involucradas en el esquema gastaron su parte de las ganancias resultantes en propiedades en los Estados Unidos, así como a través del mantenimiento de cuentas significativas en los bancos de los Estados Unidos y en la compra de barcos y aviones registrados en los Estados Unidos. Gorrín luego imitó esta estructura al controlar los activos de Díaz generados como resultado del esquema de cambio de moneda”.

Además de cómplices directos o indirectos del esquema de corrupción, también fueron sancionadas las esposas de Gorrín y Perdomo y el esposo de la ex tesorera Claudia Díaz.

Los siete sancionados

  • Raúl Gorrín Belisario. Fue acusado formalmente por la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida en agosto de 2018 por conspirar para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero y “por conspirar para sobornar a funcionarios venezolanos y cometer lavado de dinero ocultando fondos gubernamentales malversados, por un total de más de $ 1 mil millones, en Florida y Nueva York”, indica la OFAC. Gorrín también estaba siendo investigado por malversación de miles de millones de dólares de la estatal petrolera Pdvsa.

El Gobierno de EE UU presume que Gorrín pagó a varios funcionarios para tener acceso a políticos venezolanos y funcionarios gubernamentales, y considera que así como ocultó fondos para Andrade, lo hizo también para Elvis Amoroso, sancionado el 9 de noviembre de 2017, y Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), sancionado el 18 de mayo de 2017.

  • Claudia Patricia Díaz Guillén. Sirvió como Tesorera Nacional entre 2011 y 2013. El Gobierno de EE UU determinó que en su papel de Tesorera Nacional, aceptó sobornos de Gorrín directamente, así como a través de su esposo, Adrián José Velásquez Figueroa, a cambio de permitir que Gorrín sea una de las selectas casas de bolsa con contratos con el gobierno venezolano.
  • Adrián José Velásquez Figueroa. Recibió sobornos de Gorrín en nombre de su esposa, “como parte del plan para asegurar la selección de Gorrín como una de las casas de bolsa para el Gobierno de Venezuela”
  • Leonardo González Dellán. Es identificado por el gobierno de EE UU como testaferro para figuras militares y políticas chavistas, incluido Andrade. “González administró las cuentas bancarias asociadas con Andrade, y fue dueño y controló las compañías para administrar la riqueza corrupta de Andrade y comprar propiedades y caballos para Andrade”.
  • Gustavo Adolfo Perdomo Rosales. Es el cuñado y socio de negocios de Gorrín. “Realizó transferencias bancarias y mantuvo propiedades en nombre de Andrade. Además, Perdomo posee beneficiosamente un avión que Andrade usaría, N133JA”.
  • María Alexandra Perdomo Rosales. Es la esposa de Gorrín, y posee o controla, junto con Gorrín, varias de las compañías en Estados Unidos.
  • Mayela Antonina Tarascio-Pérez. Es la esposa de Perdomo, y posee o controla, junto con Perdomo, una compañía que solía tener propiedades en los Estados Unidos.

23 empresas, incluida Globovisión, sancionadas

Además de las sanciones individuales, la OFAC sancionó varias empresas propiedad de las personas mencionadas anteriormente, entre las que destaca el medio televisivo Globovisión, registrado tanto en Venezuela como en Miami, Florida, propiedad de Gorrín.

También fueron incluidas: Seguros La Vitalicia, Corpomedios GV Inversiones, C.A., Corpomedios LLC, y otras empresas propiedad de Gorrín y su cuñado.

La OFAC emitió una licencia que autoriza “ciertas transacciones y actividades” con Globovisión Tele C.A. y Globovisión Tele CA, Corp, por un período de un año, destinada a permitir que la red de noticias Globovisión con sede en Venezuela “continúe operando al autorizar actividades específicas que de otro modo estarían prohibidas”.

Agregan que la ruta para reconsiderar las sanciones sobre estas entidades “es a través de la desinversión y la renuncia al control por parte de los nacionales especialmente sancionados, incluidos Gorrín y Perdomo”.