Jueves, 27 Abril 2017 00:00

Asesinato de universitario con bomba lacrimógena aumenta a 32 los muertos en protestas contra Maduro

 
Valora este artículo
(1 Voto)
La represión ha dejado 32 fallecidos en menos de un mes de manifestaciones La represión ha dejado 32 fallecidos en menos de un mes de manifestaciones Foto cortesía Federico Parra | El Nacional

Con los homicidios de Juan Pernalete, estudiante de la Universidad Metropolitana, y Christian Humberto Ochoa, herido de bala en Valencia, aumenta la cifra de muertos en las protestas de abril contra el autoritarismo de Maduro. Pernalete, asesinado por el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho, sube las alarmas sobre el uso desmedido de la fuerza por los cuerpos de seguridad en las manifestaciones. Otro rasgo del miedo del gobierno ante la voluntad ciudadana por el cambio político.

Las fuerzas de seguridad venezolanas reprimieron en Caracas una nueva manifestación de protesta contra el presidente Nicolás Maduro, en una jornada que contabilizó dos nuevas víctimas fatales que aumentaron a 32 el número de muertos en tres semanas.

El mismo día en el que Venezuela anunció su retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), la protesta se hizo sentir más temprano en las calles, al igual que la represión de parte de las fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos.

El alcalde del municipio caraqueño de Chacao, Ramón Muchacho, confirmó la muerte de un joven estudiante de la Universidad Metropolitana, Juan Pernalete, que fue golpeado por una bomba lacrimógena en la protesta que fue reprimida por la Policía.

Asimismo, la Fiscalía General confirmó la muerte de otro joven de 22 años, Christian Humberto Ochoa Soriano, durante la noche del martes en un hospital, tras ser herido de bala en una manifestación en la ciudad central de Valencia, en la región de Carabobo.

La fiscal general, Luisa Ortega, había informado el martes que en tres semanas de reclamos contra el Gobierno se habían registrado 30 muertos, casi 500 heridos y más de 1.200 detenidos, por lo que con las últimas víctimas los fallecidos ascendieron a 32.

En retrospectiva

Las protestas comenzaron el 4 de abril en rechazo a las dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que despojaron a la Asamblea Nacional de sus atribuciones constitucionales, lo cual fue calificado por la oposición como un golpe de Estado

Aunque los fallos fueron retirados parcialmente, la Asamblea insiste en la destitución de los magistrados.

En este contexto, la oposición llamó a marchar este miércoles a la Defensoría del Pueblo, un lugar que ha sido prohibido por las autoridades, para exigirle al titular, Tarek William Saab, que inicie un proceso contra los magistrados del TSJ que firmaron las dos sentencias.

La Policía buscó dispersar las marchas que se desprendieron intentando llegar a la Defensoría, en el municipio Libertador del centro de Caracas, pero los mayores incidentes ocurrieron en la autopista Francisco Fajardo, una ruta que se ha pretendido usar en otras ocasiones como vía para los protestantes.

La Policía esperó a los manifestantes en la autopista con un camión hidrante y lanzó gases lacrimógenos contra ellos.

Las alternativas

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Guayana exige al defensor del Pueblo agilizar destitución de magistrados golpistas

barra 4naranja220

Fiscal general exige a tribunales y órganos de seguridad cumplir con el debido proceso en manifestaciones

barra 4naranja220

14 detenciones y más de 100 agresiones ha sufrido el trabajo periodístico durante protestas

 

Otra marcha encabezada por diputados opositores avanzó hasta la sede de la Universidad Central de Venezuela (UCV), cerca de una oficina de la Defensoría del Pueblo, pero igualmente encontró un muro de la Guardia Nacional.

La esposa del dirigente opositor preso Leopoldo López, Lilian Tintori, denunció que la Policía usó gases lacrimógenos mientras la marcha transitaba frente a una escuela primaria.

“¿Tú nos mandaste a disparar Nicolás Maduro?”, repetía la activista, quien luego caminó hasta la UCV, donde la Policía volvió a reprimir. Los manifestantes se detuvieron cerca del estadio Olímpico de Caracas, donde un periodista resultó herido al ser golpeado por una bomba lacrimógena.

Mientras tanto, el oficialismo marchó sin inconvenientes en el centro de la ciudad para manifestar su apoyo al gobierno bolivariano. En el acto, Maduro dijo que las protestas contra su gobierno son promovidas por la oposición con el fin de llegar al poder e instalar una dictadura con un programa privatizador.

En la céntrica avenida México, el oficialismo realizó una masiva concentración para marchar hacia la casa de gobierno. Asistieron estudiantes de la Universidad de la Fuerza Armada y de escuelas secundarias. Los presentes bailaron con música en la tarima y ondearon banderas y símbolos del chavismo, además de afiches y fotografías del fallecido Hugo Chávez.

“Quieren llegar por la vía violenta al poder para privatizar la educación y privatizarlo todo. ¿Vamos a dejar que privaticen la educación? Quieren imponer una dictadura, pero no lo permitiremos. Nosotros somos la paz”, afirmó Maduro en la concentración.

“A esta derecha fascista jamás le debemos permitir que vuelva al poder político... Mientras ellos buscan la destrucción a través de la muerte, nosotros buscamos la vida a través de la cultura de la música. Ellos quieren llevarnos al odio para llevarnos a la escalada de violencia”, agregó.

Salvaje, por decir lo menos

La Mesa de la Unidad Democrática rechaza y condena la salvaje represión utilizada por la GNB y la PNB contra el pueblo venezolano que, en ejercicio de los principios constitucionales, manifiesta en las calles por lograr su libertad y el restablecimiento de la democracia.

Al dar el balance de la jornada de este miércoles, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, destacó que estuvo signada por el uso de la fuerza bruta y de gases tóxicos, lo que dejó un saldo negativo y lamentable de tres venezolanos muertos. Hizo mención al asesinato de Juan Pernalete, estudiante, que murió a consecuencia de que una bomba lacrimógena lo impactó en el pecho, hecho ocurrido en la Plaza Altamira.

“Hoy un guardia nacional salió a la calle a hacer su trabajo, pero su trabajo lo convirtió en asesino… La represión tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro y Néstor Reverol”, dijo.

Precisó que también durante este miércoles se registró el caso de la escuela San Pedro, que tuvo que ser desalojada por el ataque de la Guardia Nacional. Además, 9 periodistas resultaron lesionados con saña solo por estar haciendo su trabajo de informar. “Se trata de un gobierno que está absolutamente acorralado, desahuciado y agonizante, que lo único que le queda es el uso de la fuerza bruta y de la violencia”, dijo.

“Ha quedado demostrado que la violencia proviene del gobierno que por medio de la GN, la PNB y grupos paramilitares pretenden atemorizar a los venezolanos por medio de la represión y actos terroristas”.

La Unidad Democrática lamenta profundamente la muerte de venezolanos, sin importar su ideología política. Vidas perdidas por responsabilidad de un gobierno al que no le importa su pueblo y que solo busca aferrarse al poder. 

Represión crepuscular

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) arremetió la noche del 26 de abril a la urbanización Antonio José de Sucre en Barquisimeto, estado Lara, para dispersar una manifestación de calle adyacente a los bloques 23 y 24. Según el reporte de residentes, efectivos policiales irrumpieron lanzando gases lacrimógenas hacia los edificios.

El gobernador del estado Lara, Henri Falcón, exigió al comandante de la ZODI Lara detener la represión y conminó a la Defensoría del Pueblo a acompañar a los residentes, y personas arrestadas en el operativo. Durante el enfrentamiento la azotea de uno de los edificios entró en llamas. Bomberos de Lara lograron apagar el incendio. (Unidad Venezuela | DPA | Clavel Rangel)

Visto 2917 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Noviembre 2017 11:22

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.