Jueves, 14 Enero 2016 00:00

Un volcán de fe acompañó a la Divina Pastora en una procesión de salud y paz por Venezuela

 
Valora este artículo
(0 votos)
La imagen se adquirió alrededor del año 1740, con el nombre de “Divina Pastora de las Almas” y fue traída por el Padre Sebastián Bernal, Párroco de Santa Rosa desde 1736 hasta 1794. La imagen se adquirió alrededor del año 1740, con el nombre de “Divina Pastora de las Almas” y fue traída por el Padre Sebastián Bernal, Párroco de Santa Rosa desde 1736 hasta 1794. Fotos Ricardo Marapacuto y Ángel Zambrazo

160 años ininterrumpidos de procesión, donde el devoto expresa todo lo que siente, quiere y confía.

Reproducimos en este espacio un resumen de la cobertura realizada por el medio de comunicación El Impulso de la visita 160 de la imagen de la virgen bajo la advocación de Divina Pastora a Barquisimeto, una de las expresiones de fe más grande de Latinoamérica. 

Barquisimeto.- La visita 160 de la Divina Pastora a la ciudad de Barquisimeto en el Año de la Misericordia sugiere reflexión, anticipabael padre Rafael Chávez, párroco del Santuario Santa Rosa de Lima, a la inmensa procesión con la imagen que este jueves ratificó un singular poder de convocatoria basado en la fe y la religiosidad popular.

La tradición data de más de siglo y medio: y tiene sus cimientos en la fe de un pueblo que se desborda cada 14 de enero.

“Esta es un manifestación de fe, la cual se inicia cuando a la Virgen se le ruega salud debido al cólera”, recuerda Chávez.

La Virgen sigue concediendo favores por lo cual la doctrina católica afirma que la Pastora nunca es desoída por su hijo Jesús, sus voluntades están íntimamente enlazadas.

“María ha respondido a las plegarias de todos sus fieles; por lo tanto la procesión aumenta cada vez más. Los fieles se sienten convocados por la Virgen y la Iglesia, que año tras año mantiene esta devoción, así lo vive”.

Es una manifestación de fe popular que guarda elementos bíblicos. Las Sagradas Escrituras hablan de largas caminatas como la que realizó el pueblo de Israel por el desierto en la búsqueda de la Tierra Prometida.

“El hombre camina con un propósito sagrado, como una especie de sacrificio aquí en la Tierra, para obtener un bien mayor porque estamos de paso por este mundo. El peregrinar es un signo de fe que la Iglesia ha mantenido siempre”.

Esta peregrinación significa que el sentimiento religioso está vivo. La gente necesita creer para seguir viviendo en un mundo tan conflictivo y sobre todo en una Venezuela polarizada, donde la violencia ha hecho nido en los hogares. La gran súplica a la Virgen es bienestar y paz, añadió el clérigo.

María como Pastora tuvo y tiene una acogida absoluta en Barquisimeto. La fe a la Virgen es punto de referencia para otros países, eso se debe a la cercanía con su rebaño. El pueblo siente que lo divino no está tan lejos de lo humano.

“Algunos elementos folclóricos no deben estar presentes. Logramos que la municipalidad emitiera cierta normativa para cuidar las letras de las canciones que se interpretan en las tarimas, el lenguaje que se utiliza, por ejemplo vamos a adorar a María, eso está fuera de contexto porque a la Virgen se le alaba, ama o venera. Las expresiones culturales no pueden desvirtuar lo religioso”, resume el sacerdote.

Divina2

Personas caminan descalzas, otros vestidos de Nazareno, cargando una cruz, o esperan a la Virgen en algún punto estratégico. Son unas de las maneras en que pagan las bendiciones concedidas por nuestra patrona.

Divina3

En 1856 salió por primera vez la procesión con la imagen, entre oraciones, penitencia y súplicas, por la terrible epidemia del cólera, que azotaban toda la región.

Habla el Arzobispo de Barquisimeto

El Arzobispo de Barquisimeto, monseñor Antonio López Castillo, invitó durante su homilía a dar “gracias al pueblo por pronunciarse decididamente por querer una nueva Venezuela. Nuestra fortaleza está en la misericordia de Dios, pues Él enaltece a los humildes”.

Monseñor agregó que en el pueblo hay hambre. “Sentimos su hambre, su falta de alimento, nos duelen sus colas horas y horas bajo el sol”

Luego de una extensa caminata, a las 4:42 de la tarde llegó la Divina Pastora a la Catedral de Barquisimeto, donde fue recibida por miles de feligreses para celebrar la eucaristía acargo del Monseñor Ramón Linarez, Arzobispo de Barinas.

La manifestación religiosa de este jueves reivindica el amor del pueblo larense a su patrona y consolida la fiesta mariana como una de las más multitudinarias del continente americano:al menos 3millones de personas participaron en la procesión de este 14 de enero de 2016. (Con información de www.elimpulso.com)

 

     
 

Historia llena de milagros

Divina4

El Presbítero José Macario Yépez fue pionero, en 1856, de la procesión con la venerada imagen debido a la terrible epidemia del cólera, que azotaban toda la región.

La procesión se realizaba hasta la cruz salvadora, levantada en Tierritas Blancas (lugar que ocupa actualmente la iglesia Claret), para ir a orar a Dios por la peste. Este templo se terminó de construir en diciembre de 1855, por lo que la fecha más próxima fue el 14 de enero.

El Padre Macario Yépez le pidió a la virgen ser la última víctima del cólera. Murió el 16 de junio de 1856 y a los meses fue desapareciendo la peste.

Al año siguiente, el padre José María Raldini, suplente de Santa Rosa, pidió que la imagen vuelva a Barquisimeto. Desde ese día los barquisimetanos reciben a la Divina Pastora en la plaza Macario Yépez y la acompañan multitudinariamente por las calles e iglesias de la ciudad.

(Más información en El Impulso)

 
     
Visto 2415 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Noviembre 2017 11:16

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.