Sábado, 17 Agosto 2013 22:21

Notimensaje Diocesano

  Departamento de Medios de Comunicación Social de la Iglesia Católica
Valora este artículo
(0 votos)

En más de una ocasión Jesús denuncia la hipocresía de los letrados y fariseos que consiste en que ellos no hacen lo que dicen.

Servidores

En más de una ocasión Jesús denuncia la hipocresía de los letrados y fariseos que consiste en que ellos no hacen lo que dicen. Cuando Jesús enseña, la gente queda maravillada por su autoridad, por su nueva autoridad, porque Jesús vive lo que predica y predica lo que vive. Según Jesús, la autoridad es coherencia de vida, coherencia entre lo que somos y lo que parecemos, correlación transparente entre los hechos y las palabras, diafanidad entre la intención y la acción. Hoy la mayoría y los más graves problemas del mundo obedecen a una grave crisis de autoridad o a la ausencia total de la misma. Porque las llamadas autoridades: familiares, civiles, militares, profesionales, laborales, educativas… como los letrados y fariseos de los tiempos de Jesús suele comportarse dentro del mismo estilo. Llaman a Dios padre, invocan el Padre Nuestro, pero no viven como hijos ni hermanos. Piden y quieren el perdón de Dios pero no están dispuestos a perdonar al prójimo. Desean la paz pero no la sirven ni la construyen. Piden el pan nuestro, de todos y para todos pero no lo parten ni lo comparten. Dicen seguir a Cristo luz del mundo pero mantienen rincones oscuros en sus historias personales. Proclaman a Cristo como la verdad pero sostienen sus vidas con mentiras. Pero Jesús dice otra cosa. Jesús sostiene que la autoridad se expresa en el servicio y que el amor exigido por el evangelio se manifiesta sirviendo. Que los primeros en la comunidad cristiana no son los que se imponen por la fuerza que oprime, pisotea, atropella y aplasta, sino los que en congruencia con lo que creen y predican, sirven hasta las últimas consecuencias, en seguimiento de aquel que no vino para ser servido sino para servir. Porque todo el que se enaltece será humillado. ¿Qué tanto nos toca este planteamiento?

Administradores

A cada instante la palabra de Dios nos exhorta y nos convoca acerca de cómo debemos vivir nuestra esperanza y peregrinaje cristiano hacia la casa del padre. Debemos entonces permanecer atentos, vigilantes, despiertos, en espera de que el Señor vuelva a pedir cuentas y esto como empleados, administradores, encargados de los bienes, no como señores o propietarios porque el Señor es uno solo. Así, el Señor ha de encontrarnos trabajando diligentemente, edificando responsablemente, construyendo un mundo más justo, más fraterno, más humano; cada uno negociando con sus talentos, sin desperdiciarlos, sin esconderlos, sin enterrarlos. Y para los empleados negligentes y holgazanes una advertencia: lo que se les ha dado les será quitado. ¿Vivimos como los empleados fieles y cumplidores en la viña del Señor? ¿Vivimos como los negligentes y holgazanes?

Ser felices

Una pregunta que emana del texto evangélico es aquella de ¿qué tengo que hacer para ser feliz? Jesús sin ofertarnos paraísos artificiales ni sueños que se tornan luego en pesadilla nos propone amar a Dios y al prójimo con todo el corazón, con toda el alma, con todo el ser, como Dios nos ama, eternamente y sin medidas porque el otro, el prójimo, es mi hermano y porque amar al hermano es cumplir la voluntad del padre. Amar a Dios, amando preferentemente al más pequeño, al más débil, al más necesitado, con obras que muestren la verdad y la eficacia del amor hasta sus últimas consecuencias porque nadie tiene mayor amor que el que da la vida por los que ama. Desde el momento en que Jesús pronunció esta enseñanza se inauguró una nueva religión que tiene como medida la relación con Dios, la relación con el hombre. Al final, Dios juzgará únicamente sobre el mandamiento nuevo del amor. En la tarde de la vida se nos juzgará por el amor y cada uno de nosotros seremos en consecuencia juzgados. Nos corresponde entonces confesar a Jesús con nuestras palabras y nuestras obras, testimoniarlo con nuestras vidas. Es el camino de la felicidad.

Visto 10806 veces

La Semana Santa, es la conmemoración anual cristiana de la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret que va precedida por ...

Todos podemos ser parte de la solución de los problemas que atraviesa el país y no cómplices de la maldad o la corrupción de coraz...

Hija de una familia acomodada, optó por el servicio y la educación. Fue fundadora de la congregación religiosa Siervas de Jesús. S...

Cerca de la 1:00 de la tarde llegó la imagen a la catedral. Los sacerdotes invitaron a los venezolanos a permanecer en oración y e...

Fieles a la creencia católica de la Santísima Trinidad, en Correo del Caroní nos regocijamos con esta festividad que sig...

El Papa rechaza cualquier tipo de justificación religiosa de la violencia durante su primera visita al país musulmán, adonde ...

Divorcio, aborto y bodas homosexuales. A partir del fin de semana y durante dos semanas los obispos católicos debatirán estos espi...

La religión católica permite a sus feligreses utilizar métodos naturales de anticoncepción, pero no preservativos ni otros métodos...

Francisco hablará el próximo 24 de septiembre ante el Congreso de Estados Unidos en una sesión conjunta de sus dos cámaras; será e...

El 3 de febrero de 2015, el Vaticano anunció la decisión del papa Francisco de destrabar la causa del arzobispo mártir de San alva...

La decisión fue recibida por medio de un comunicado emitido por la Santa Sede este lunes. Bravo se convierte así en el cuarto obis...

“Tanta barbarie nos deja conmocionados y uno se pregunta cómo el corazón de un hombre puede planear y realizar cosas tan terribles...