Domingo, 10 Septiembre 2017 00:00

Aberrante exigir un carnet para vacunar niños

La declaración gubernamental, de requerir el carnet de la patria para vacunar gratuitamente a nuestros niños, es insólita, grotesca, asquerosa, canallesca, siniestra y de mentes retorcidas.

Alrededor de su urna, los familiares de José Guerrero, de 6 años, insisten en que una atención médica adecuada y un diagnóstico más acertado lo hubiesen salvado. Pero los médicos no tienen dudas: la enfermedad que reapareció en Venezuela en 2016 y que ha matado a más de 20 niños, tiene otra víctima. Este deceso coincide con la publicación de un informe del Observatorio Venezolano de la Salud sobre el silencio cómplice entre el MPPS y la OPS sobre el avance de la enfermedad en el país.

La Sociedad Venezolana de Salud Pública y Red Defendamos la Epidemiología Nacional cuestionan que la Organización Panamericana de la Salud no haya compartido los datos de difteria en Venezuela durante este año, en el que persiste la censura epidemiológica oficial.

Con la reaparición del boletín epidemiológico del Ministerio de Salud hasta diciembre de 2016, se destapan las cifras oficiales de contagios: 2016 cerró con 8.178 casos confirmados de malaria. A nivel nacional, subieron en un 76,4 por ciento comparado con 2015.

Debido a la falta de patólogos, la autopsia se retrasó dos días. Los padres tuvieron que buscar médicos para que vacunaran a quienes iban a estar en el procedimiento forense. 

Familiares de Eliannys Medina Vivas, la primera víctima de la bacteria en 2017, detalla el declive de la niña: todo comenzó con un dolor de garganta que le incomodó la cena del sábado, siguió con una leve mejoría el domingo y terminó con su deceso el miércoles, en el hospital de Guaiparo en San Félix.

El pediatra y secretario del Colegio de Médicos de Venezuela en Guayana, Hugo Lezama, explica que la crisis del sector salud, aunado al precario manejo de la basura y otras condiciones ambientales, facilitan la propagación de la difteria, con casos autóctonos, en todo el país.

Eliannys Medina Vivas, de nueve años y proveniente de Pariaguán, estado Anzoátegui, sucumbió este miércoles ante la enfermedad. Murió en el hospital de Guaiparo, en donde hay otros casos que la dirección del centro de salud quiere ocultar. La bacteria, según el conteo de Correo del Caroní, mató en el estado a 23 niños durante 2016. El mutismo del Gobierno no ha servido para mitigar las consecuencias del avance de la epidemia, que había sido erradicada de Venezuela hace 24 años.

Este 2016 presentó uno de los mayores retrocesos en materia sanitaria con el retorno de una enfermedad erradicada del país hace 24 años.

El médico Guillermo Herrera, integrante de la MUD, cuestiona el silencio estatal sobre tuberculosis y malaria, entre otras enfermedades que -advierte- pueden cobrar más víctimas. “Los venezolanos del futuro serán con muy poca capacidad intelectual, a costa del daño que se está haciendo con la alimentación”.

Página 1 de 5

Francisco Virtuoso contradice al Gobierno: “No puede hablarse de paz social cuando el Gobierno no garantiza la salud, la educación...

Una nota de prensa de la Zona Educativa del estado Bolívar indicó que solo asistieron a las aulas 5.180 alumnos de preescolar y pr...

Cifras irregulares sobre la matrícula nacional, poco mantenimiento a las escuelas y un improvisado currículo educativo en bachille...

Cuando intentaban robar por séptima vez el plantel, ubicado en el sector homónimo, los funcionarios les capturaron in fraganti a l...

Entre el 5 de agosto y el 10 de septiembre ocurrieron los embates del hampa, que cargaron con computadores, aires, y hasta comida....