En el centro José Gregorio Hernández funcionan solo cinco de 17 máquinas disponibles, por lo que redujeron el tratamiento de cuatro a dos horas al día. Además, los 42 pacientes deben comprar casi todos los insumos por falta de dotación del IVSS, aumentando sus probabilidades de morir por falta de medicinas o de horas de diálisis.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...