Enfermos de cáncer. Seropositivos. Pacientes renales. Trasplantados. Familiares. Organizaciones no gubernamentales: todos se unieron este martes en una protesta que, aunque comenzó como exigencia de programas de trasplantes y de diálisis terminó como jornada de repudio en contra de un ministerio y, por añadidura, contra un régimen que se empeña en disminuir su calidad de vida al convertir en desaciertos las políticas de Estado: tal y como ocurre con la seguridad y con la alimentación, por decir lo menos, hoy la salud es uno de los derechos menoscabados en la Venezuela chavista. Por ello, lo de ayer fue, sin duda, un acto de rebelión ciudadana.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...