Jueves, 26 Octubre 2017 00:00

Tres personas murieron por paludismo esta semana en Pozo Verde

 
Valora este artículo
(0 votos)
Vecinos denunciaron que desde hace tres meses no reparten primaquina a los enfermos de paludismo en Pozo Verde Vecinos denunciaron que desde hace tres meses no reparten primaquina a los enfermos de paludismo en Pozo Verde FOTO ARCHIVO – WILLIAM URDANETA

@OrianaFaoro

El paludismo sigue causando estragos en la parroquia Pozo Verde. Esta semana fallecieron tres personas enfermas de malaria en esta circunscripción rural de San Félix, la más aquejada por la epidemia desde el año pasado.

La primera víctima fue una señora de la tercera edad que murió el martes 24 de octubre dentro del ambulatorio del sector. Al día siguiente fue su sobrino (adulto) quien tampoco resistió la enfermedad. Ambos eran residentes de la comunidad Las Piedritas. Ningún vecino ni trabajador del módulo pudo revelar sus nombres.

Este jueves se pudo confirmar que otro hombre falleció por paludismo: un residente de la comunidad 5 de Marzo, ubicada en el eje Caruachi de la parroquia Pozo Verde.

Una fuente vinculada al ambulatorio de Pozo Verde, que pidió no ser identificada por temor a represalias, informó que ninguno de los fallecidos viajó hasta las minas del sur de Bolívar, por lo que aseguran que fue un contagio autóctono de paludismo. “El paludismo tiene rato entre nosotros y cada vez está peor”, apuntó.

Se intentó contactar durante la tarde a una allegada de los dos fallecidos en el sector Las Piedritas, para tener más información de las circunstancias de los decesos, pero prefirió no dar declaraciones.

Correo del Caroní registró la muerte de cuatro personas por paludismo entre enero y junio de 2017 en Pozo Verde. Uno de ellos fue un niño de 3 años, Yeison Daniel Reyes, quien falleció tras no recibir nunca la primera dosis de tratamiento contra la malaria. La enfermedad lo mató en menos de una semana, el 12 de junio.

Con los decesos más recientes se elevan a ocho las víctimas mortales de la enfermedad endémica, solo en la parroquia Pozo Verde de Ciudad Guayana. Sin embargo, personal del ambulatorio aseveró que la cifra es superior, aunque no precisaron el dato numérico.

El Distrito Sanitario Nº 2 Caroní sigue sin revelar cifras públicas sobre el número de contagios y fallecidos en toda la ciudad, por orden del Ministerio de Salud.

De acuerdo con la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología, hasta el mes de julio iban 65 muertos a causa de malaria en todo el estado Bolívar. En todo el país, los contagios ascendían a 117.209.

El paludismo se ha extendido rápida y mortalmente en San Félix y Puerto Ordaz, afectando a las comunidades urbanas como Las Batallas, en donde reportaron al menos 67 casos y un muerto por paludismo, esta semana.

Sin tratamiento

“Todo Pozo Verde está contaminado. Aquí todo el mundo tiene o ha tenido paludismo”, denunció a Correo del Caroní Miladis Pérez, habitante del sector El Cerrito de esta parroquia rural en las afueras de Ciudad Guayana.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Desatención estatal ante brote de paludismo mata a niño de 3 años en San Félix

barra 4naranja220

Más de 60 personas con paludismo en Las Batallas reconfirman descalabro sanitario en Caroní

barra 4naranja220

Escasez de tratamiento para el paludismo desencadena otra protesta en Pozo Verde

barra 4naranja220

 

Ella ha padecido malaria cuatro veces y asegura que el tratamiento nunca está totalmente disponible. Por ejemplo, detalló que hace tres meses que el ambulatorio no recibe pastillas de primaquina (conocidas como “las marrones”). “Están trabajando solo con cloroquina, pero ni siquiera dan la mitad del tratamiento. Dan menos”, explicó resignada.

Durante junio, vecinos de Pozo Verde encabezaron protestas exigiendo medicamentos durante una semana seguida. El reclamo de calle no se tradujo en respuestas del Estado.

La escasez de la primaquina es un factor clave en la permanencia del paludismo en la ciudad, puesto que es el fármaco encargado de prevenir la repetición o recaídas de la enfermedad, al aniquilar los huevos del parásito que se alojan en el hígado.

La persistente falla en la distribución de medicinas anti maláricas sigue permitiendo que la enfermedad se expanda en la ciudad y que fallezcan los más débiles, por falta de tratamiento.

Visto 1528 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Octubre 2017 22:32

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...