Sábado, 09 Enero 2016 00:00

Nueva ministra de salud hereda deudas como el hospital de San Félix y la adecuación de centros de salud en Guayana

 
Valora este artículo
(1 Voto)
El terreno del hospital de San Félix está abandonado desde junio de 2015, aunque fue prometido para inaugurarse el primer semestre de 2016 El terreno del hospital de San Félix está abandonado desde junio de 2015, aunque fue prometido para inaugurarse el primer semestre de 2016 Archivo
 

CDI afectados

Los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y Salas de Rehabilitación Integral (SRI), pertenecientes a la Misión Médica Cubana, también se ven afectados. El de la UD-128, por ejemplo, es atacado constantemente por la inseguridad,

En La Unidad, tienen varios años sin aires acondicionados, condenando al calor –y la insalubridad que esto conlleva- a los pacientes y terapistas.

 
 

BARRA5

MÁS INFORMACIÓN

■  Presidente del IVSS niega que se estén reutilizando insumos médicos en hospital Uyapar

■  Médicos de Guaiparo piden a directiva ingresar más residentes

 
     

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Ministerio de Salud estrena titular en 2016. Luisana Melo es la nueva encargada del despacho, en sustitución de Henry Ventura, quien era la cabeza de la cartera sanitaria desde marzo de 2015.

Melo es médico cirujano egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y desempeñó varios cargos públicos en materia de salud durante los últimos años, formó parte de la comisión que designó los precios regulados en las clínicas privadas y en los últimos meses ocupó la gerencia de salud de Cantv.

La nueva ministra comenzó su gestión este sábado, presidiendo la primera asamblea comunitaria de salud del año en el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de San Martín, en Caracas, en donde conversó con voceros comunales sobre las estrategias de salud, reseñó la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

El objeto de las asambleas “es que el Gobierno revolucionario y el poder popular organizado planifiquen, diseñen, ejecuten y supervisen, de forma conjunta, las políticas en materia de salud”.

Tomando estas palabras, la tarea de Melo no es fácil, toda vez que el sistema de salud pública nacional opera en condiciones de guerra debido a la falta de insumos y medicamentos.

Melo hereda una gran deuda en el sistema de salud pública de Ciudad Guayana, que va desde el problema nacional de la escasez hasta la falta de supervisión estatal que devino en el abandono de un hospital de trauma shock y el olvido de la construcción del hospital general de San Félix.

Un hospital de papel

En 2013, la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), en ese entonces en manos de Carlos Osorio, prometió la construcción del Hospital General de San Félix, ubicado en la UD-146, en la avenida Libertador.

Ahí se ubica solo el terreno. Los movimientos de tierra que culminaron a mediados del año pasado prácticamente se perdieron. El hospital que, según la promesa inicial debía estar listo en el primer semestre de 2016, solo existe en papel.

Nadie ha explicado públicamente qué ha ocurrido con el proyecto. Lo último que se dijo sobre el necesario centro asistencial fue en septiembre de 2015, cuando el gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, en medio de un frenesí de promesas de villas y castillas para Ciudad Guayana, aseguró que gracias a la empresa estatalPetrosanfelix “el Hospital de San Félix será posible”.

¿Qué pasó con los 250 millones de bolívares que se desembolsaron en 2013para la primera etapa? Tampoco hay respuesta.

El proyecto comunicado por Osorio describió el futuro centro de salud de 12 mil metros cuadrados, con 220 camas para hospitalización, y 24 para observación; 24 más para emergencia de adultos, 22 para emergencia pediátrica; 10 para terapia intensiva pediátrica, 14 para la de adultos, 17 camas de residencias médicas y 24 quirófanos.

La nueva ministra deberá estudiar la capacidad instalada del sistema de salud pública en Ciudad Guayana que solo tiene dos hospitales públicos, atiborrados de pacientes ante las deficiencias manifiestas de ambulatorios y módulos, e interrogar a la CVG sobre el proyecto paralizado.

En Caroní también hay, prácticamente inutilizada, la estructura de un hospital de trauma-shock, concebido para aliviar las emergencias graves como heridos por accidentes de tránsito, de las salas de los hospitales generales.

En la sede del servicio de emergencias 171, en San Félix, el hospital trauma-shock no tiene ni una sola cama de terapia intensiva. Nada. Solo funciona el banco de sangre, el laboratorio (intermitentemente) y las salas para algunos exámenes de imagenología, porque no todas las máquinas funcionan.

Escasez de fármacos

El Programa Venezolano de Educación-Acción (Provea), en su informe de 2014, alertó que la escasez de medicinas aumentó de 15 por ciento en 2011 a 60 por ciento en 2014, lo cual hace cuesta arriba la garantía de una salud de calidad, al no poder obtener fácilmente los tratamientos.

Durante el año pasado, en la gestión de Ventura, la escasez de medicamentos se posicionó en 70 por ciento, según el último reporte oficial de la Federación Farmacéutica Venezolana (FFV), lo cual ha obligado a los pacientes y especialistas a recurrir a todo tipo de mecanismos e improvisaciones para garantizar la salud de los enfermos.

El último esfuerzo del ex ministro Ventura para “acabar con la especulación y acaparamiento” de las medicinas fue el Sistema Integrado de Acceso a Medicamentos (Siamed) que, al menos en el municipio Caroní, no rindió frutos de eficiencia en abastecimiento.

En Ciudad Guayana los ejemplos de escasez y falta de dotación sobran. Los expusieron en el ambulatorio de Vista al Sol, en donde llegan a escasear hasta las gasas y la mitad del centro está inutilizado por falta de aire acondicionado.

Los resaltan desde hace años en la Maternidad Negra Hipólita, en 25 de Marzo, en donde les ha faltado desde solución fisiológica hasta suturas, no tienen incinerador de placentas ni aires acondicionados en el área de consulta.

En los hospitales Dr. Raúl Leoni (San Félix) y Uyapar (Puerto Ordaz), dependientes del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), la historia se repite.

Los guayacitanos comienzan un nuevo año con la esperanza de un cambio, que puede venir –también- del recién nombrado tren ministerial. Cambiar la cara del sistema de salud pública podría devolver las sonrisas a muchas familias que no pueden costear tratamientos en la red privada. Y esa responsabilidad, como siempre, recae en el Estado.

 

 

Visto 2850 veces Modificado por última vez en Sábado, 09 Enero 2016 20:19

Ha pasado un año desde la sentencia de desacato del TSJ y desde entonces todos los actos del Parlamento no han tenido materializac...

“¿Quieren batalla? Vamos a darle, pues. Aceptamos el reto de la derecha fascista. A ver hasta dónde aguantan estos cobardes”, prof...

Larry Devoe, representante del Gobierno, solo defendió, en el 161° Periodo de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Huma...

El docente jubilado de la Universidad de Carabobo fue privado de libertad bajo los supuestos delitos de “traición a la patria e in...

La mayoría opositora del Parlamento, luego de escuchar a las familias de los presos políticos, aprobó el proyecto de acuerdo para ...