Miércoles, 16 Diciembre 2015 00:00

CIEV advierte que epidemia de Sida también está matando indígenas waraos en Guayana

 
Valora este artículo
(2 votos)
Los indígenas desconocen la enfermedad y sus consecuencias, lo que hace más complicada la prevención Los indígenas desconocen la enfermedad y sus consecuencias, lo que hace más complicada la prevención Foto William Urdaneta / Archivo
 

BARRA5

MÁS INFORMACIÓN

■  Ministerio de Salud oculta epidemia de sida que está matando a los waraos en el Delta

■  Waraos de Cambalache no tienen ni una urna para enterrar a sus muertos

■  La indolencia es la única certeza de los waraos de Cambalache

 
     

Indígenas de pueblos originarios están padeciendo de una rápida propagación del virus VIH en el estado Bolívar, específicamente los waraos asentados en el sector Cambalache ( el vertedero clausurado de Ciudad Guayana) y comunidades de Yek´wana del río Caura (municipio Sucre).

Así lo indicó Alejandro Lanz, director del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela; quien recibió la visita de parabiólogos y enfermeros del Alto Caura, alertando sobre la situación.

“Según me informaron, ya ha habido varios fallecidos de las comunidades Yek´wana y Sanema, y se teme que el número de contagiados sea aún más grande porque el origen de la incursión del VIH en las comunidades sigue estando presente y creciendo: La Minería ilegal”, señaló el titular del CIEV.

En el caso de la cuenca de El Caura, se estima en tres mil, el número de mineros ilegales que están trabajando en la parte alta de la cuenca, contando con al menos diez corruptelas instaladas (establecimientos de prostitución, venta de alcohol y drogas).

“El Sida en las comunidades indígenas es muy grave, sobretodo porque ellos no están conscientes de la gravedad de esta enfermedad (…) en la mayoría de los casos, piensan que los fallecidos han muerto por una diarrea crónica, altas fiebres con mareos y debilidad general”, alerta el ecologista.

Mientras, nos han llegado informes sobre las comunidades warao del basurero de Cambalache en Puerto Ordaz, donde la situación no es menos alentadora.

“Los waraos no llaman al VIH-sida por su nombre sino por los síntomas que experimentan, y solo advierten la fulminante presencia de la enfermedad cuando el cuerpo comienza a descomponerse”.

La mayoría de los infectados llegan al hospital ya en la última etapa del sida, donde uno de los síntomas es una diarrea que no se detiene.

Según investigaciones de médicos rurales en el Delta del Orinoco, Cambalache es el lugar de origen del Sida que ha contagiado a muchas comunidades de Delta Amacuro.

“Buena parte de los warao que van a Cambalache regresan con VIH. Es el caso de una joven que estaba hospitalizada. Ahora tiene un hijo de seis meses, también infectado, y su esposo se quedó viviendo en Bolívar: (…) Viene, se busca otra mujer y la infecta”, dice la religiosa Ilvia Rosa, quien pertenece a la congregación Terciarias Capuchinas, presente en la comunidad de Guayo en Delta Amacuro desde 1951.

En este vertedero de basura la prostitución y el tráfico de drogas son frecuentes. De hecho, se reportó en el Estudio: HIV-1 Epidemic in warao amerindians from Venezuela: spatial phylodynamics and epidemiological patters (2013), que 53% de los individuos VIH positivo en Delta Amacuro habían visitado esta comunidad. Se especula que las idas y venidas entre Cambalache sean la causa de la generalizada propagación del virus entre la población warao. Otro lugar donde adquieren el virus es la ciudad de San Félix, también en el estado Bolívar.

En ambos casos, el silencio de las autoridades en materia sanitaria, Salud Indígena y organismos como el Instituto Indígena del estado Bolívar y la Federación Indígena; es preocupante.

Puntualmente en Delta Amacuro, los especialistas se alarmaron porque 9,55% de los habitantes de ocho comunidades estudiadas habían contraído el virus. La más alta prevalencia en el mundo corresponde hasta ahora a una región lejana: el África subsahariana, con 5% de su población.

El promedio mundial para el año 2013 –las últimas cifras disponibles de la Organización Mundial de la Salud– era de 0,8% en adultos entre 15 y 49 años, ligeramente superior a la población venezolana comprendida en el mismo rango para 2005. Con respecto a esta última cifra algunas autoridades sanitarias nacionales declaran que está en 0,56%.

El análisis genético del genoma del virus sugería, además, que la epidemia de VIH en las comunidades warao se duplicaría cada 10 meses.

“Para colmo de males, los médicos han advertido que los nuevos portadores del virus en el pueblo warao llevan en la sangre una variante más agresiva que los está matando en menos de cinco años y ningún ente está garantizando que puedan acceder al tratamiento”, resaltó el titular del CIEV.

En este sentido, Lanz hace un llamado a las organizaciones indígenas del estado Bolívar, a Salud Indígena de la Gobernación y al Ministerio del Poder Popular para la Salud, a salir de sus oficinas y visitar las comunidades para atender esta crisis sanitaria que amenaza con exterminar comunidades enteras sino se toman las medidas necesarias, así como el de atender a las personas infectadas “y el desarrollar políticas públicas que garanticen la vida de nuestros pueblos originarios, quienes gozan de derechos y deberes, según está establecido en la Constitución Bolivariana de Venezuela”, finalizó Lanz. (Prensa CIEV)

Visto 4879 veces Modificado por última vez en Jueves, 17 Diciembre 2015 03:10

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...