El plan que inició la Gobernación de Bolívar para eliminar los vectores que transmiten la malaria carece de sustento técnico. Expertos venezolanos y órganos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirman que la deltametrina es un insecticida de persistencia y toxicidad moderada que causa un daño ecológico importante, e incluso genera resistencia en el mosquito Anopheles, transmisor del paludismo.

En el ambulatorio de Vista al Sol se atienden hasta mil pacientes semanales, cuando hace 2 años la cifra no llegaba a 20. La atención para los pacientes palúdicos se abrió a partir de junio de 2016 en este centro de salud, pues la epidemia, otrora confinada a las zonas selváticas del estado Bolívar, ya era palpable en Puerto Ordaz y San Félix.