La Organización Mundial de la Salud, en su último Reporte Mundial sobre la malaria, reconfirma el descontrol sanitario nacional tantas veces alertado y denunciado por médicos y ONG defensoras del derecho humano a la salud. Un descontrol responsable de que hoy Venezuela haya desplazado a Brasil como el país con el mayor número de casos de malaria en el continente americano, y hacer del estado Bolívar el territorio con el 62,16% de los casos.