Los vecinos cerraron la vía a El Pao y en la entrada de la parroquia Pozo Verde exigiendo tratamientos, luego de que Yeison Daniel Reyes, un niño de apenas 3 años, falleciera luego de cuatro días sin recibir la primera dosis. Esta es la cuarta víctima fatal de paludismo confirmada por Correo del Caroní en lo que va de año. Es, también, el rostro de la crisis humanitaria: la que el Gobierno se niega a reconocer mientras impone, a punta de represión, una Constituyente fraudulenta.