Autoridades del Instituto de Salud Pública intentaron disuadir a los médicos y enfermeras del Hospital Dr. Raúl Leoni para que cesaran la protesta que se desarrollaba en paralelo con la visita presidencial, mientras cuerpos de seguridad amedrentaban tomándoles fotos y videos. De un lado, la mentira dictatorial, que trata siempre de tapar la realidad con mascaradas mediáticas. Del otro, el verdadero país. El que agoniza. El que se desmorona en una crisis humanitaria cuyo único responsable es el Estado venezolano.

El miércoles el ISP intervino administrativa y operativamente el hospital Ruiz y Páez, de Ciudad Bolívar, luego de reiteradas denuncias de falta de medicinas, equipos y servicios médicos, carencias de infraestructura e inseguridad.

Ana Gineth Morales visitó el hospital para activar uno de los cinco quirófanos del piso 2, que tienen más de un año en remodelación. Los especialistas pasaron consulta en plena calle, también a modo de protesta.

La iniciativa comprende una semana de protestas consecutivas para desmentir a las autoridades e insistir en la grave crisis de infraestructura y suministro de medicamentos en este hospital universitario del estado Bolívar.

Luego de un año de protestas de trabajadores y ciudadanos por penurias de toda índole, que van desde la inseguridad en las instalaciones hasta la falta de agua y productos de limpieza, la maternidad Negra Hipólita cobra algo de oxígeno al recibir dotaciones del ISP y el Sefar que han permitido la reactivación de áreas como la de cirugía; aunque la incertidumbre sobre nueva dotación y suministros hace que la reactivación del quirófano sea hasta nuevo aviso.

En el ambulatorio de Vista al Sol se atienden hasta mil pacientes semanales, cuando hace 2 años la cifra no llegaba a 20. La atención para los pacientes palúdicos se abrió a partir de junio de 2016 en este centro de salud, pues la epidemia, otrora confinada a las zonas selváticas del estado Bolívar, ya era palpable en Puerto Ordaz y San Félix.

 El ISP recordó que es necesaria la segunda dosis de la Toxoide Diftérico para garantizar la protección iniciada con la primera vacuna. 

Los nuevos puestos están ubicados en el puente Angostura, peaje de Marhuanta, puente Orinoquiia y terminal de pasajeros de Heres.

En Mundo de Sonrisas, lugar del operativo masivo el pasado fin de semana, remitían a los pacientes a los ambulatorios de la ciudad: Unos estaban cerrados y, en otros, no había vacunas sino para el próximo lunes.

La Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología emitieron su tercer comunicado por la enfermedad que, en Bolívar, suma al menos 20 muertos. En él cuestionaron que no haya habido, 19 días después de las denuncias sobre la reaparición de la infección, un pronunciamiento transparente al respecto y que tampoco haya voluntad de rectificación, mientras que abundan las contradicciones entre las declaraciones del gobernador Francisco Rangel Gómez.

Página 1 de 5