Domingo, 18 Junio 2017 00:00

Falta de medicinas, de fumigación y de personal gestaron epidemia de malaria en Ciudad Guayana

 
Valora este artículo
(0 votos)
El paludismo afecta a la mitad del personal del ambulatorio de Pozo Verde. El tratamiento no alcanza para cuatro enfermeras que padecen la enfermedad actualmente El paludismo afecta a la mitad del personal del ambulatorio de Pozo Verde. El tratamiento no alcanza para cuatro enfermeras que padecen la enfermedad actualmente Fotos William Urdaneta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Desatención estatal ante brote de paludismo mata a niño de 3 años en San Félix

barra 4naranja220

El gobierno se olvidó del brote de paludismo en La Laguna

barra 4naranja220

Ministerio de Salud confirma repunte de paludismo en más de 60% en Bolívar entre 2015 y 2016

barra 4naranja220

Escasez de tratamiento para el paludismo desencadena otra protesta en Pozo Verde

 

Luis Barreto, un agricultor de 60 años, que vive en El Cerro, parroquia Pozo Verde, está sufriendo su séptimo contagio de paludismo. “En ese módulo no hay nada, a uno le dan una pastilla y tiene que regresar a cada rato para que le den el tratamiento completo”, lamentó.

Ha desatendido el conuco de su familia, en donde cultivan mazorcas, berenjenas y yucas para su sustento. Su esposa y otras seis personas de su hogar tienen malaria también.

“No podemos hacer absolutamente nada, estamos cansados ya de esto”, sostuvo mientras descansaba en su chinchorro los dolores, vómitos y escalofríos que sobrelleva con infusiones de Cundeamor y Vicaria (flor conocida coloquialmente como putica), entre los remedios caseros que mencionó.

Los habitantes de Pozo Verde se resisten a que vivir con paludismo sea la norma. En las últimas dos semanas han protestado más de cinco veces por el alcance de la epidemia por la que han muerto cuatro personas este año; entre ellas un niño de 3 años que falleció el lunes, por falta de tratamiento.

Según cálculos de Rigoberto Rodríguez, vecino de Pozo Verde, el repunte de paludismo comenzó en marzo de 2016 y, desde ahí, la enfermedad no ha podido controlarse.

La expansión de la malaria tiene como aliados la escasez de medicamentos anti palúdicos y de fármacos en general, así como la falta de personal y de pruebas de laboratorio.

En el único ambulatorio de Pozo Verde, cuatro enfermeras y el vigilante padecen malaria. El martes de esta semana, dos de ellas pasaban los dolores y la fiebre en literas sin sábanas, “y ni siquiera para ellas hay tratamiento, ¡Cómo la gente va a pensar que nosotros nos robamos las medicinas!”, cuestionó una enfermera que asistía a sus compañeras.

Escasez de primaquina

El doctor Juan Carlos Pino, coordinador del ambulatorio de Pozo Verde, reveló que en este ambulatorio han atendido entre 9 y 10 mil pacientes con paludismo en lo que va de 2017.

Los tres tipos de paludismo que se diagnostican en Pozo Verde son por los parásitos Plasmodium vivax, falciparum y mixto, que es una combinación de ambos. Para cada uno hay un tratamiento específico, pero la falta de algunos compuestos hace difícil que reciban el que deben.

 

TratamientoEl coordinador del ambulatorio de Pozo Verde mostró que recibió poca primaquina para adultos esta semana

luisbarreto“Yo llevo siete paludismos este año”, lamentó Luis Barreto, de Pozo Verde

 

Pino mostró el acta de entrega de medicamentos que recibieron el domingo 11 de junio: 2 mil tabletas de cloroquina, otro tanto de conviar y  800 de primaquina de 15 miligramos.

“Tenemos una crisis desde hace tres semanas que no nos llega primaquina suficiente” para adultos, denunció. Lo recibido alcanza para atender unas 100 personas con el tratamiento combinado. El problema está en que allí atienden unos 300 ciudadanos diarios.

La orden de la directora de Salud Ambiental del ISP Bolívar, Ángela Martínez, es que se reserve la primaquina para los nuevos pacientes de paludismo y que a los sucesivos se entregue conviar. “La crisis no es de nosotros (ambulatorio de Pozo Verde), es de la institución” central, sentenció Pino.

Una persona con paludismo mixto requiere del compuesto para 14 días de tratamiento, “pero no lo estamos dando. El conviar también sirve, pero no es el deber ser (…) Si no se logran evacuar todos los huevos del parásito que se inoculan en el hígado, al paciente le va a repetir”, como le ocurrió a Luis Barreto.

El doctor Juan Carlos Pino indicó que solo en mayo de este año atendieron 2.500 pacientes de paludismo, la mayor cifra de enfermos de malaria que hayan recibido nunca.

“La otra orden que tenemos del ISP es hacer el tratamiento supervisado. Es decir, entregar para tres días y luego evaluar al paciente” a ver cómo responde.

Rigoberto Rodríguez, de Pozo Verde y ex paciente de paludismo, rechazó este mecanismo, pues al retornar deben practicarse el examen de laboratorio nuevamente, y muchas veces no hay disponibilidad. Un microscopista del ambulatorio de Manoa se divide entre este módulo y el de Pozo Verde, pero no se da abasto.

Niños en mayor riesgo

Daifelys Barreto llevó a su bebé de 9 meses para que le hicieran el examen. En su casa hay 10 personas enfermas de paludismo y ahora su bebé tiene fiebre, pero no ha podido hacerle el examen desde el viernes pasado. Esperaba dentro del ambulatorio de Pozo Verde, que no procesó muestras el martes porque no tenía luz.

listaLas personas amanecen para tener los primeros números en la lista que puede pasar de 300 personas, para exámenes o tratamiento

“Tenemos tres semanas recibiendo niños de 2 y 3 meses con paludismo”, denunció un Pino alarmado. “A esos bebecitos no tenemos cómo tratarlos aquí porque hay que hospitalizarlos y aquí no podemos, pero cuando los remitimos a Guaiparo, nos los devuelven, y no sabemos qué hacer”.

En Pozo Verde van dos niños fallecidos por paludismo. El último fue Yeison Daniel Reyes. Su madre, María Alejandra Reyes, denunció que desde el viernes 9 de junio que fue diagnosticado con malaria, nunca le pudieron dar las medicinas. Ya el lunes era demasiado tarde.

Descontrol epidemiológico

Las cifras del Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud, reveladas hasta diciembre de 2016, confirmaron el aumento del paludismo en más de 70% en todo el país. En Bolívar, el incremento de contagios se ubicó en 60%, con el alarmante caso de Ciudad Guayana, en donde las cifras saltaron en 800 puntos porcentuales entre 2015 y 2016.

La epidemia tomó desprevenido al sistema de salud del municipio Caroní. Mientras el alcalde encargado de Ciudad Guayana, Tito Oviedo, declaró en un canal nacional que este es un brote de paludismo controlado, propio del estado Bolívar por la actividad minera, la realidad local está reflejada en los testimonios de este reportaje.

 

ambulatorioTodos los días esperan por entrega de tratamiento. La falta de medicinas motivó protestas consecutivas por cuatro días en Pozo Verde

 

La cantidad de contagios de paludismo sobrepasa la capacidad de los ambulatorios habilitados. No solo ha habido protestas en Pozo Verde, sino también en el ambulatorio de Las Manoas, la semana pasada, por la misma escasez.

Las complicaciones por paludismo no pueden ser atendidas en los ambulatorios, en la mayoría de los casos, por falta de medicamentos complementarios.

Esto se repite en el Hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix, también colapsado de pacientes palúdicos, según confirmaron en una asamblea de médicos la semana pasada, en la que denunciaron la falta de antibióticos y medicamentos para subir las plaquetas de estos enfermos.

“Aquí tiene que venir una caballería completa. Se tiene que estudiar la zona, hay que abatizar el río Ure que es donde se reproduce el mosquito, fumigar las casas, y garantizar tratamiento”, concluyó el doctor Pino, pues quedarse en el tratamiento es fomentar un círculo vicioso.

Los pobladores de Pozo Verde no se resignan. Aseguran que seguirán reclamando hasta ser atendidos casa por casa con la fumigación, “porque si seguimos así, morirán más personas”, lamentó Rodríguez.

familiaMALARIA
En casa de Milena Pérez, en Pozo Verde, hay ocho personas con paludismo

Visto 4295 veces Modificado por última vez en Miércoles, 04 Abril 2018 22:00