Jueves, 08 Octubre 2015 00:00

Loncheras infantiles

 
Valora este artículo
(0 votos)

La lonchera debe ser fácil de manipular, tanto el recipiente como el propio alimento. La edad del estudiante importa mucho. A los niños más pequeños debemos incluirles envases sin dificultades para abrir, así como evitar el vidrio y algunos empaques de aluminio que pueden resultar punzantes.

LinnySanchez2Ya cumplimos dos semanas con la rutina escolar y la adaptación surte efecto. El reloj biológico nos despierta justo antes que empiece a sonar la alarma y comenzamos con las tareas domésticas mientras despunta el sol. Aunque muchas mamás recurren a la cantina para ganarse unos minutos más en la cama, muchas otras prefieren preparar loncheras o han tenido que regresar a ellas a causa de los altísimos precios de los alimentos procesados.

Al armar loncheras debemos tener en cuenta tres elementos indispensables: nutrición, seguridad alimentaria y practicidad.

Sobre los beneficios para la salud no hay discusión. La comida traída de casa contiene (o debería) menos aditivos químicos, excesos de grasa y azúcar y rinden homenaje a la cultura gastronómica familiar. Para observar el balance nutricional, la lonchera podría incluir una fruta, carbohidratos (harinas, cereales y masas), algo de proteína (pollo, huevo, pescado, carne) y siempre agua. ¿Tres loncheras balanceadas? Bollitos de harina rellenos de carne molida con vegetales, una banana y agua. Sándwich de jamón y queso, una mandarina y agua. Puré de plátano, un huevo duro, un puñado de fresas picadas y agua. Una lonchera guayanesa perfecta es arepa con queso guayanés, mango en cuadros y agua.

El segundo aspecto que no debemos pasar por alto es mantener esos alimentos seguros y aptos hasta el momento de consumo. Esto tiene que ver con la temperatura de almacenaje y la manipulación de los alimentos y la selección de envases adecuados para transportarlos. Lo ideal es utilizar envases herméticos, que puedan conservar el calor o el frío según se requiera. Es importante saber que dos horas son suficientes para que un alimento se dañe si se mantiene entre 5° y 60°C, la llamada zona de peligro en la que múltiples bacterias se reproducen con facilidad. Reglas básicas: no mezclar alimentos fríos con calientes, preferir alimentos que se conserven a temperatura ambiente, cuidar que las loncheras están en un lugar alejado del sol y del calor hasta la hora del recreo, buenos hábitos de higiene al preparar la comida y enseñar a los pequeños a distinguir un alimento en buen estado de uno deteriorado para evitar posibles intoxicaciones.

El tercer factor a atender por las mamás y papás es la practicidad. La lonchera debe ser fácil de manipular, tanto el recipiente como el propio alimento. La edad del estudiante importa mucho. A los niños más pequeños debemos incluirles envases sin dificultades para abrir, así como evitar el vidrio y algunos empaques de aluminio que pueden resultar punzantes. Enviar en lo posible las frutas peladas y cortadas, y la comida en general lista para consumir con los implementos necesarios para ellos (cucharilla, tenedor). Niños más grandes y jóvenes pueden tener preparaciones más complejas e incluso semipreparadas que ellos terminen de armar al momento de comer. No olvidar, que una lonchera puede ser bonita, pero es más apreciable que sea funcional.

Para pensar con el café

Hace días estaba de paso por el supermercado con mi hijo de 5 años y cuando llegamos al pasillo de los envases, fue corriendo a buscar uno de aluminio con tapa de cartón y me dijo: ¡Mami, cómpralo para que me pongas notas de amor! Me quedé registrando en la memoria y recordé. Hace dos años, cuando empezaba kínder olvidé revisar, sacar y lavar su lonchera (el peor error) y había dejado algo de queso. Olía terrible, entonces la dejé con algo de cloro y le empaqué la merienda del día en uno de esos envases desechables y le escribí “Te amo”, con corazones y caritas felices en la tapa. Matías no sabía leer, aún no sabe; pero sabe que mami le escribió una carta de amor en su lonchera. Con esa magnitud se imprimen los recuerdos en nuestra memoria y es así como una arepita envuelta improvisadamente se convierte en un testimonio de amor para nuestros hijos. Las loncheras también nutren el alma. Nunca lo olvidemos.

Twitter

Visto 3321 veces Modificado por última vez en Sábado, 10 Octubre 2015 01:19

En Venezuela ya somos expertos en reemplazar alimentos. El mango es un noble comodín aunque la escasez de productos arrecia y el b...

No es lo mismo hablar de la tan denostada comida chatarra que de lo que es, literalmente, comida basura. Comida salida de los dese...

La desnutrición y obesidad conviven en muchos venezolanos como resultado de la escasez de alimentos y sus altos costos. No comen b...

La oscuridad no es solo la ausencia de luz por los racionamientos, sino también la falta de desarrollo y de calidad de vida que im...

El Gobierno de los Estados Unidos ha revelado efectos perjudiciales que tiene el cambio climático en la calidad alimentaria. ...

Este jueves se inauguró la segunda sede de Pasapalos Express en el Centro Comercial El Tiamo. Sus dueños destacan este negocio de ...

La cifra representa 336 millones de transacciones hasta el décimo mes del año, informó la institución bancaria. ...

Ambos productos están siendo comercializados desde la semana pasada en los principales clientes de cadenas de supermercados, farma...

La labor del grupo clínico Ceciamb con sus jornadas médicas a favor de los niños y la promoción de valores en el personal es el cu...

Deportes, música, baile y literatura serán algunas de las disciplinas que harán parte de la celebración en la Plaza Aluminio. ...

La tarifa para este trayecto inicia en 1.700.000 bolívares, con impuestos incluidos. La empresa anunció que estarán disponibles pa...