Jueves, 03 Septiembre 2015 00:00

Porciones y raciones

 
Valora este artículo
(3 votos)

La cosa ha cambiado. Y no solo a raíz de la escasez de alimentos o de la situación económica. Ahora se atienden mucho más reglas de salud y nutrición, como evitar comer recalentado con frecuencia o comer en exceso.

Es difícil hablar de porciones en estos tiempos, en los que compramos más de lo que necesitamos “por si acaso”. Por si acaso, no lo volvemos a ver en el anaquel, o se triplica el precio en dos semanas.

gastrologoRecuerdo que en casa de mi abuela siempre había comida lista. A cualquier hora, cualquier día de la semana. Parecía que siempre se preparaba una ración extra. Por supuesto, siempre llegaban comensales dispuestos.

La cosa ha cambiado. Y no solo a raíz de la escasez de alimentos o de la situación económica. Ahora se atienden mucho más reglas de salud y nutrición, como evitar comer recalentado con frecuencia o comer en exceso.

Pero hay otra dificultad. El tema nutricional parece complicado cuando se profundiza. Es tanta la información que pulula que cuesta diferenciar “la paja del trigo”. Una porción no es una medida estándar. Sucede lo mismo que con las calorías. Si pudiéramos verlas, nos sorprendería mucho que media barra de snicker equivale a 50 ajíes dulces en esos términos. Para quienes manejan negocios de comida o servicios de catering, calcular porciones es un tema delicadísimo, y prácticamente de eso depende su rentabilidad y éxito.

Primero debemos tener claro ¿cuánto y qué debemos comer al día? El Instituto Nacional de Nutrición propone “el Trompo de Alimentos” para sugerir porciones diarias recomendadas.

¿Y eso qué significa? ¿Debe comer lo mismo una mujer que un niño o un anciano? ¿Y las mujeres embarazadas? ¿Y si soy intolerante a la lactosa? Para eso están los nutricionistas y médicos especializados. Las porciones son medidas aproximadas cuantificables, pero que mucha gente personaliza. Eso quiere decir que aunque lo ideal es hacer 5 comidas al día, tres principales y 2 meriendas, podemos repartir las porciones a nuestro gusto en el transcurso del día y así compensar algunos excesos o deficiencias de cada comida.

Por el lado de la cantidad apropiada de comida por plato, tenemos una guía práctica en nuestras manos. Sirve carbohidratos en un tamaño similar a la parte frontal del puño cerrado, la palma de la mano es equivalente a la porción de proteína necesaria, la punta de pulgar mide la dosis de aceite diaria, el volumen de dos dedos es lo recomendable en rebanadas de queso y jamón y un helado nunca debe superar el tamaño del puño cerrado.

Hablando de porciones por persona, para sortear la crisis, es posible rendir los alimentos, utilizando la proteína como un ingrediente más en la preparación de salsas para pasta, arroces, caldos o pasteles rellenos y no como protagonista del plato. Cualquier receta que implique añadir legumbres o cereales son ideales en estos casos. Las sopas y cremas también funcionan.

Ahora bien, algunas técnicas y tipos de cocción pueden ayudar a multiplicar la comida, pero no hay que confundir. Un pollo a la jardinera sigue siendo una porción de proteína más una de vegetales. Si lo acompañas con ensalada y arroz, estarás sumando otra porción de vegetales y una de carbohidratos.

Lo sé. Después de 5 o 10 horas de cola para comprar comida lo menos que quieres es contar gramos o calorías. Usemos el sentido común. Platos más pequeños = porciones más pequeñas. Platos con más vegetales = porciones más pequeñas de proteína y carbohidratos. Porciones más pequeñas = menos costo por ración. Porciones exactas = ahorro de alimentos y dinero. ¿Ahora sí?

Para pensar con el café

Los hábitos alimenticios son patrones de larga data en nosotros. Cambiarlos cuesta. A veces obliga la salud, otras veces la vanidad, y otras, trágicamente, el bolsillo. Mi mamá cocina tres o cuatro platos buenos. Uno de esos es un pollo revuelto, y lo aprendió de sus hermanas mayores. Es una especie de guiso con piezas de pollo, aceitunas, pan rallado, alcaparras, pasas, encurtidos y huevos. Para muchos puede ser una receta curiosa, pero para una familia de 15 hermanos, seguramente era un banquete de proporciones perfectas.

Visto 2716 veces Modificado por última vez en Viernes, 04 Septiembre 2015 00:49

En Venezuela ya somos expertos en reemplazar alimentos. El mango es un noble comodín aunque la escasez de productos arrecia y el b...

No es lo mismo hablar de la tan denostada comida chatarra que de lo que es, literalmente, comida basura. Comida salida de los dese...

La desnutrición y obesidad conviven en muchos venezolanos como resultado de la escasez de alimentos y sus altos costos. No comen b...

La oscuridad no es solo la ausencia de luz por los racionamientos, sino también la falta de desarrollo y de calidad de vida que im...

El Gobierno de los Estados Unidos ha revelado efectos perjudiciales que tiene el cambio climático en la calidad alimentaria. ...

Este jueves se inauguró la segunda sede de Pasapalos Express en el Centro Comercial El Tiamo. Sus dueños destacan este negocio de ...

La cifra representa 336 millones de transacciones hasta el décimo mes del año, informó la institución bancaria. ...

Ambos productos están siendo comercializados desde la semana pasada en los principales clientes de cadenas de supermercados, farma...

La labor del grupo clínico Ceciamb con sus jornadas médicas a favor de los niños y la promoción de valores en el personal es el cu...

Deportes, música, baile y literatura serán algunas de las disciplinas que harán parte de la celebración en la Plaza Aluminio. ...

La tarifa para este trayecto inicia en 1.700.000 bolívares, con impuestos incluidos. La empresa anunció que estarán disponibles pa...