“Hemos ido a preguntar al comando de la Guardia Nacional en Ciudad Piar y no saben nada (…) Los hacemos responsables de la vida de mi papá y mi esposo”, expresó Yarudid González, hija del dirigente sindical y miembro de la organización, Rubén González. La persecución de la Guardia Nacional comenzó el lunes, durante una protesta en la que los ferromineros exigían dotación de uniformes y de equipos de seguridad, entre otros beneficios menoscabados en la era de la Ferrominera controlada por el chavismo y, por tanto, venida a menos.

Comenzó como una gran fiesta religiosa y terminó en tragedia: el chofer de una camioneta Ford Super Duty, que según autoridades policiales estaba borracho, atropelló a docenas de fieles que estaban en la parroquia Inmaculada Concepción, en la calle Colón de La Sabanita, Ciudad Bolívar. Los primeros reportes (tanto de Protección Civil como de las policías de Heres y de Bolívar) confirmaron ocho muertos, incluyendo dos niños, y siete heridos.

Varias personas fueron arrolladas en una ciclovía de Nueva York. La policía detuvo al conductor. Ya se especula de un atentado. 

Padres del grupo de estudiantes que estuvieron recluidos en la cárcel El Dorado cuenta su testimonio de lo que significó la arbitraria privativa de libertad y el hecho de no saber nada de ellos, por negárseles el acceso a las visitas.

Las llamas y el cruce de información en las redes llevaron a muchos a pensar que lo ocurrido era un saqueo. No hubo tal, sino un acto de vandalismo.

En la confrontación resultó herida otra persona que acompañaba al funcionario, ambos fueron detenidos por homicidio. El incidente ocurrió en el sector La Raya, del municipio Cedeño.

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) llevan las averiguaciones correspondientes al accidente de tránsito ocurrido este miércoles en la mañana.

 Las víctimas fatales tenían 38 y 31 años de edad. El vehículo tenía varios orificios por arma de fuego.

Oficiales de la sede de Unare se pronunciaron para denunciar la desinversión estatal de los últimos años que ha dejado indefenso al cuerpo encargado de librar batallas contra el fuego. 

La conductora de una camioneta Terios, que iba sentido Upata-San Félix, saltó la isla al intentar esquivar un animal e impactó con un ‘carro por puesto’ que transportaba a cuatro personas.

Página 1 de 3

Todo empezó bien, repito. Inclusive, lo diseñó y puso en práctica una competente urbanista que creo que es quien más siente y cono...

Para unos cuantos, la escuela es el único lugar donde comen algo. La escuela es el lugar donde están los compañeritos. La función ...

La administración del museo señaló, tras el siniestro, que alrededor del 90% de los cerca de 20 millones de objetos expuestos en e...