El gremio de enfermeras sigue en pie de lucha por un salario digno. Sin embargo, la necesidad diaria ha obligado a muchas de ellas a renunciar a sus trabajos para dedicarse a otros oficios. Muchas decidieron irse del país. Tan solo el martes, 15 enfermeras se despidieron de sus compañeras en el Hospital Dr. Raúl Leoni de San Félix.

Este jueves, enfermeras de los hospitales Dr. Raúl Leoni, en San Félix, y Uyapar, en Puerto Ordaz, confluyeron en la "marcha de las necesidades", con la cual reflejaron todas las carencias y privaciones que tienen debido a los bajos salarios que perciben, luego de 17 días de paro sin respuesta gubernamental.

Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) protestaron para exigir salarios dignos. La crisis ha incrementado el ausentismo laboral y del estudiantado por los problemas de las universidades, como transporte y comedor, por lo que acusan al Gobierno de pretender cerrar las instituciones de educación superior en el país. “Ya no puedes comer proteínas ni frutas, eso es un lujo, no te puedes comprar ropa ni calzado”, afirmó Edyamira Cardozo.

Una familia venezolana requiere 4,6 salarios mínimos por día para cubrir la cesta de alimentos y servicios.

Las bancadas opositoras, lideradas por la coalición kirchnerista Frente para la Victoria (FPV), impulsaron un proyecto de ley para suspender los últimos aumentos.

Salarios que no alcanzan, frente a una inflación desbocada. Retroceso productivo e imposibilidad de garantizar insumos, con el consecuente freno al rendimiento laboral. Ausencia de protección social y diálogo social. Y todo aderezado con un aumento de salario mínimo que traerá como consecuencia más aumento de precios. Ese es el contexto en el que se desenvuelven los trabajadores venezolanos, que han tenido que sobreemplearse para sobrevivir, en este 1 de mayo.

Para el jueves a las 8:00 de la mañana quedó fijada la reunión, solicitada desde octubre, entre Justo Noguera y los cuatro sindicatos que agrupan a los maestros adscritos a la Gobernación de Bolívar, que exigen aumento de salario y reducción de horario de clases, medidas para sobrellevar la crisis económica. La unión de los padres con los educadores durante las 48 horas del paro, que se cumplió en los 37 planteles locales dependientes del ejecutivo regional, fue clave para lograr concretar este paso.

Noviembre marcó el inicio del fin de la agonía del bolívar fuerte. Más de 74 salarios mínimos requiere una familia para sostenerse en el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

La canasta aumento de junio a julio casi 100 mil bolívares. Todos los rubros subieron de precio. La diferencia entre los precios regulados y los de la calle escaló casi el 3 mil por ciento. 

Seis miembros del comité ejecutivo de Sutiss debatieron este miércoles cómo recuperar la legitimidad del sindicato y cuándo hacerlo: antes o después de la negociación de un nuevo contrato colectivo en Sidor.

Página 1 de 3

Todo empezó bien, repito. Inclusive, lo diseñó y puso en práctica una competente urbanista que creo que es quien más siente y cono...

Para unos cuantos, la escuela es el único lugar donde comen algo. La escuela es el lugar donde están los compañeritos. La función ...

La administración del museo señaló, tras el siniestro, que alrededor del 90% de los cerca de 20 millones de objetos expuestos en e...