Imprimir esta página
Lunes, 19 Febrero 2018 00:00

“¿Qué ejemplo tienen los estudiantes universitarios si sus propios profesores se están muriendo de hambre?”

 
Valora este artículo
(0 votos)
Los docentes protestaron en el semáforo de la sede Villa Asia con pancartas, mientras estaba en rojo, para no parar el tráfico Los docentes protestaron en el semáforo de la sede Villa Asia con pancartas, mientras estaba en rojo, para no parar el tráfico FOTOS WILLIAM URDANETA

@OrianaFaoro

“Hay que salir sin miedo a protestar, porque al pueblo lo están matando de hambre”. Con esta frase, el presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Apuneg), Raúl Brito, hablaba a los conductores que se detenían en el semáforo de la sede de Villa Asia, para recordar a la colectividad que la crisis económica venezolana golpea también, y como nunca antes, a los docentes de la educación superior.

Con pancartas como “salarios dignos” o “no más salarios de hambre”, tomaron un tramo de la avenida Atlántico, sentido Villa Asia – Unexpo, para intentar luchar por un mejor sueldo, como aquel que hace 10 o 15 años les permitió comprar una vivienda y un carro propio.

Ivonne Quintero, secretaria adjunta de Apuneg y docente de esta casa de estudios, recordó que hace cuatro años el hampa le arrebató su vehículo y más nunca lo pudo reponer, debido a la merma del poder adquisitivo de su salario. Actualmente su quincena, a razón de 600mil bolívares, no le rinde “ni para comprar un pollo”.

Los docentes tomaron el paso peatonal entre 10:00 de la mañana y 12:00 del mediodía, solo cuando el semáforo estaba en rojo, para no obstaculizar el tráfico. Encontraron en los choferes más apatía que mensajes de aliento. También sortearon los restos de maleza que se desprendían de la máquina cortadora de grama pues, por coincidencia, este lunes las autoridades ordenaron hacer mantenimiento a los espacios externos de la UNEG Villa Asia, labores que no hacían desde hace meses.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Bajos salarios aumentan renuncias de docentes y trabajadores de la UNEG

barra 4naranja220

Estudiantes de la UDO San Félix protestaron por padecer dos años sin luz en sus aulas

barra 4naranja220

Unexpo Puerto Ordaz reporta 30% de deserción estudiantil para inicio del nuevo semestre

barra 4naranja220

 

“La esperanza no se pierde”, aseguró Quintero, quien portaba una banda con la inscripción ‘autonomía y dignidad’, parte de sus exigencias para la academia venezolana. Su esperanza es que se reviertan las “políticas anti-universitarias” que, a su juicio, ha sostenido tanto el gobierno del ex presidente Hugo Chávez como el del actual mandatario, Nicolás Maduro. Este grupo de docentes unegistas conserva ímpetu para salir y reclamar el valor de su trabajo como profesionales con maestrías y doctorados.

Los profesores mencionaron que ninguno de sus colegas se dedica a la docencia a tiempo completo. Se dividen entre dar clases y hacer carreras de taxi o transporte, coser, vender comida y cualquier otro emprendimiento propio para intentar sobrellevar la crisis.

Brito cerró con que el rescate de la universidad se hace necesario y urgente, ante los crecientes números de renuncias y deserción estudiantil: “¿Qué ejemplo tienen los estudiantes universitarios si sus propios profesores se están muriendo de hambre?”, cuestionó.

Ejemplo del colapso universitario es la decisión de la Universidad del Zulia (LUZ), la semana pasada, de reducir sus clases presenciales a tres días a la semana, por la incapacidad de sostener costos operativos como el transporte, cuyas rutas también se limitaran a solo tres días. El resto de los contenidos se impartirá vía internet.

En Ciudad Guayana, la UNEG, la Unexpo y la UDO también son ejemplo de los embates de políticas continuadas con presupuestos deficitarios: La UDO San Félix tiene dos años sin luz, en la Unexpo eliminaron el turno nocturno por falta de transporte, y la UNEG tuvo que cerrar todo un módulo de aulas por contaminación y riesgo de su infraestructura en la sede Villa Asia.

Los docentes y personal administrativo y obrero no escapan a la crisis presupuestaria, y pagan las peores consecuencias: que su trabajo no sea reconocido con la justa remuneración. Para este año está pendiente la discusión del tercer contrato colectivo único del sector universitario, que hace dos años que el Ejecutivo discute solo con federaciones nuevas y de militancia 100% oficialista, excluyendo las peticiones de los gremios más antiguos y que agrupan a la mayoría de los empleados.

Visto 2785 veces Modificado por última vez en Lunes, 19 Febrero 2018 17:51