Representantes de los sindicatos de maestros dependientes del ejecutivo regional sostuvieron que se mantendrán en asamblea permanente hasta el 21 de enero.

Educadores del estado Bolívar ratificaron que este 15 de enero, Día del Maestro no hay nada que celebrar, pero sí hay suficientes razones para protestar. Es por ello que miembros de la Federación Venezolana de Maestros-Caroní, el Colegio de Profesores-seccional 19, el Sindicato de educadores regionales y el Sindicato Único del Magisterio (Suma) Caroní-Piar marcharán este martes desde la Casa del Educador hasta la plaza Bolívar en San Félix, en exigencia de la dignificación del ejercicio docente.

Exigen se tome en cuenta el segundo contrato colectivo para el cálculo de salarios. Judith Poleo de Zerpa, presidenta del Sindicato de Educadores del estado Bolívar, indicó que hay deudas pendientes en pagos, correspondientes al 17% de 2016, 40% de octubre de 2018, 50% de diciembre del año pasado, más un 60% de enero de 2019

Asimismo, exigen la eliminación de la tabla salarial impuesta de la Onapre (Oficina Nacional de Presupuesto), lo cual violenta las convenciones colectivas. "Hay que respetar la ley y no violentarla", exigió Poleo.

Desde el 7 de enero y hasta el 21 de este mes, los docentes se mantendrán en asamblea permanente, lo que implica que asistirán a sus lugares de trabajo, mas no habrá actividad académica.

"Los docentes no tienen ni zapatos para ir a trabajar (...) no hay una respuesta positiva ante todo esto, estamos acéfalos de HCM, estamos al olvido", cuestionó Doris Guzmán, presidenta del Colegio de Profesores-seccional 19.

"No puede ser que como profesores ganemos salarios de miseria que ni nos alcanza para medio cartón de huevos", agregó Poleo de Zerpa, quien instó también a las autoridades a mejorar las infraestructuras educativas, así como cumplir con los planes de alimentación y salud en las escuelas.

Docentes señalaron que cada vez son más los maestros que no asisten a sus trabajos por no contar con dinero para el transporte, ropa, calzado y hasta comida, situación que también enfrentan los alumnos, evidenciándose un crecimiento de la deserción estudiantil y docente.

"El maestro está migrando a espacios donde son mejores remunerados, se están yendo del país. Eso trae una repercusión con respecto al número de alumnos máximo que podemos tener en aulas, no vamos a aceptar más de lo establecido, y que ya se está haciendo en algunas escuelas (colocar más estudiantes en una misma sección). Por su puesto, eso también tiene una incidencia en la calidad de la educación", destacó Rafael González, presidente de SUMA Caroní-Piar.

Durante el último cuatrimestre de 2019, docentes de todo el país salieron a las calles en protesta por bajos salarios, luego que -como en la mayoría de los sectores y gremios- les fue impuesta una tabla salarial de la administración pública, violentando lo contemplado en sus convenciones colectivas, al desmejorarlos entre un 50% y hasta 80%.

Template by JoomlaShine