Damián Prat C.

Damián Prat C.

Voz habitual de la denuncia, referencia nacional sobre la información guayanesa y desgañitado fanático de los Leones del Caracas, de lunes a viernes esboza a la Ciudad Guayana que muchos quieren ocultar en Público & Confidencial.

Hay cambios en Cuba. Nada que ver con que Raúl Castro sea demócrata ni mucho menos. Su rol en la dictadura ha sido de los más duros. Solo que es más pragmático y desde hace años sabe que su país no tiene viabilidad sin cambios profundos en la economía.

La memoria y cuenta presentada a la Asamblea Nacional por el Ministerio de Industrias indica que el llamado Complejo Siderúrgico Nacional (CSN) que en realidad es el grupo de plantas siderúrgicas Sidetur, estatizado desde 2010 pero jamás pagado a sus propietarios, produjo en 2014 apenas el 28% de su capacidad, es decir, que habría producido alrededor de 430 mil toneladas de acero entre palanquillas y cabillas ya que su capacidad instalada es de millón y medio de toneladas entre ambos productos y la capacidad real demostrada, antes de la estatización roja rojita era de unas 850 mil toneladas de acero en palanquillas y 360 mil toneladas de cabillas, entre sus plantas de Puerto Ordaz, Barquisimeto, Antímano y Guarenas. También exportaba un porcentaje de palanquillas lo que significaba ingreso de divisas para la nación.

Ayer Maduro, aunque sin mucha fuerza, regresó a la cantaleta que intenta ser amenazante “contra España”. Regresó al intento de victimizarse “por las agresiones de la prensa”. En la mente de un totalitario no cabe sino la uniformidad complaciente con el poder.

En algo Teodoro jamás cambió: su profunda sensibilidad social, su voluntad de luchar por un país y un mundo más justo en libertad. Su convicción de “ir contra la corriente” si de convicciones de fondo se trataba. Vivió un largo período como aguerrido y respetado parlamentario

Ya para el inicio de 2015, el país importa el 50% del maíz blanco, 75% del maíz amarillo, 30% del arroz, 60% del azúcar, 60% del café, 90% de las grasas, 90% de la caraota, 95% de la harina de soya, 50% de la carne de vacuno y 60% de la leche, que consume nuestra población. ¡Ocúpense de su desastre estatista señores Maduro y ministros! No hagan más hondo el fracaso.

Si el gobierno no tuviera un afán destructivo ni estuviera desesperado por fabricar un nuevo engaño del tipo “guerra económica” para tratar de tapar su responsabilidad en la ruina y el desastre social y económico que nos han hecho vivir; si no fuera por eso y, por el contrario, quisieran encontrar soluciones en positivo a la crisis de producción y por tanto a la escasez, al menos en un producto esencial en la alimentación de la familia venezolana como la arepa/harina de maíz, buscarían un acuerdo sensato y razonable con Alimentos Polar para entregarles a ellos algunas de las plantas para fabricar esa harina que están en manos del gobierno y se encuentran casi totalmente improductivas.

Maduro había alabado a García Plaza al designarlo como jefe del Órgano Superior de la Economía en el 2013: “Compañero García Plaza yo confío en ti, pero colectivamente confiamos en ti. Eres un compatriota, un bolivariano, un revolucionario chavista. Ya te has entrenado en las tareas del Gobierno”.

Las insólitas “explicaciones” sobre “los rayos perpendiculares” y “la culpa del capitalismo” no incluyeron rendir cuentas al país sobre qué pasó con los supuestos “grandes proyectos” que se harían con aquel decreto de la “emergencia eléctrica” de 2010 que, por lo que se ve, solo sirvió para el cobro de comisiones de varios jerarcas que llevaron los “reales malhabidos” a las bancas “de lavado” en Andorra y para los negocios de boliburgueses y bolichicos.

El “revolcón económico” que el país espera y necesita es que el propio gobierno asuma sus culpas y su desastre y rectifique profundamente. No que siga evadiendo su responsabilidad inventando “guerras económicas” y culpando a terceros de todo lo que han hecho mal. Lo que Venezuela espera y requiere es que no “profundicen” en los mismos errores. Que no caven más hondo el hoyo del “estatismo salvaje” y los “controles corruptos” en que nos metieron.

La “guerra económica” es del gobierno. Es el gobierno el responsable total del manejo de Sidor y de los destrozos a la capacidad de producción de Sidor. ¡Son 16 millones menos de cabillas!, solo en 2014. ¿A quién le van a echar la culpa? ¿Al “imperio”? ¿A los marcianos? ¿A la empresa privada o a los trabajadores?

Página 10 de 41

Trabajadores, directivos y comunidad de Villa Brasil se reunieron en oración para dar gracias a Dios por otro año de trabajo en TV...

El libertador creó la publicación para promover el ideal de la libertad y como un ejercicio de contrapoder a la corona española. ...

La organización defensora de derechos humanos, Cofavic, recuerda al Gobierno que todas las medidas de restablecimiento del orden d...

La secretaria general del gremio, María Álvarez, apuntó que el atentado “forma parte de un plan de destrucción de estos 17 años de...

La hegemonía comunicacional estatal, el estímulo a la autocensura y el cerco económico a los medios han impulsado el nacimiento de...

La Constitución Bolivariana de Venezuela garantiza el derecho de los periodistas a preservar la fuente. ...