Damián Prat C.

Damián Prat C.

Voz habitual de la denuncia, referencia nacional sobre la información guayanesa y desgañitado fanático de los Leones del Caracas, de lunes a viernes esboza a la Ciudad Guayana que muchos quieren ocultar en Público & Confidencial.

Correo del Caroní defiende a Guayana y su progreso aunque brinda espacio plural y de respeto incluso a los arruinadores para que expliquen lo suyo.

Aquella vez, Chávez habló desde Bielorrusia y dijo que “esas minas son del pueblo, no de las transnacionales”. Los “panas” rusos se fueron. Menos de un año después, el mismo gobierno anunciaba con bombos y platillos dos convenios con otra transnacional de China, CiticGroup.

Martes, 08 Marzo 2016 00:00

¿Ayotzinapa en Tumeremo?

Uno dice 5 días y no suena tanto tiempo, pero en realidad lo es y mucho si se mira la gravedad de lo ocurrido y el justificado escándalo. Cinco días tardó el gobierno en cambiar su línea de negar todo y estar ausente. Pero el escándalo era demasiado grande. Sobre todo por el coraje y perseverancia de los familiares y del pueblo de Tumeremo.

A esa voluntad soberana del país y a ese coraje cívico y democrático es a lo que intenta desconocer el gobierno mediante su “fujimorazo” judicial. O quizás sea más exacto decir, con la cadena de actos y sentencias inconstitucionales que conforman el “fujimorazo” judicial y político.

Maduro y el grupo que controla el gobierno ya lleva casi tres años evadiendo la responsabilidad de tomar decisiones para rectificar a fondo el camino de errores y malas políticas que causaron la ruina económica y la tragedia social que estamos viviendo.

Después de un período legislativo de espaldas al país, el nuevo Parlamento ha ido al fondo de las inquietudes nacionales para, desde el debate, construir el cambio prometido en la campaña.

Aunque la industria de Guayana sigue “racionada a juro” con una “dieta” de aproximadamente 1.500 MW menos de consumo otra vez hay un severo déficit y crisis eléctrica en el país, que lleva al gobierno a anunciar y programar cortes y racionamientos empezando por uno a los Centros Comerciales.

Maduro armó ayer al inicio de la tarde una “cadena” más aburrida y “sin sentido” que de costumbre. Lo que en la jerga de los periódicos llamamos “un caliche”. Mas abusivo de lo usual contra la libertad de la gente a leer o escuchar lo que desee.

Es mucho mas que una “emergencia económica”. Ya es un drama humanitario lo que comenzamos a vivir. Millones de venezolanos no encuentran los medicamentos necesarios. 

El Decreto de “Emergencia Económica” tiene dos objetivos y ambos son políticos. Nada que ver con la economía ni con hacer algo por resolver la tragedia social.  Un objetivo es dar pié a una campaña de guerra sucia contra la Asamblea Nacional.

Página 3 de 41

Trabajadores, directivos y comunidad de Villa Brasil se reunieron en oración para dar gracias a Dios por otro año de trabajo en TV...

El libertador creó la publicación para promover el ideal de la libertad y como un ejercicio de contrapoder a la corona española. ...

La organización defensora de derechos humanos, Cofavic, recuerda al Gobierno que todas las medidas de restablecimiento del orden d...

La secretaria general del gremio, María Álvarez, apuntó que el atentado “forma parte de un plan de destrucción de estos 17 años de...

La hegemonía comunicacional estatal, el estímulo a la autocensura y el cerco económico a los medios han impulsado el nacimiento de...

La Constitución Bolivariana de Venezuela garantiza el derecho de los periodistas a preservar la fuente. ...