Jueves, 25 Junio 2015 00:00

La gente, la ciudad y su gobierno

 
Valora este artículo
(0 votos)
Dos comunicadores sociales de la Ucab Guayana realizaron para su tesis de grado una actividad en la plaza de Villa Alianza denominada El Espacio Público Que Queremos que congregó entre otras bandas locales a Guayana Dub Project Dos comunicadores sociales de la Ucab Guayana realizaron para su tesis de grado una actividad en la plaza de Villa Alianza denominada El Espacio Público Que Queremos que congregó entre otras bandas locales a Guayana Dub Project Foto Fernanda J. Velásquez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

simonyegres¿Qué opinarán los vecinos de la calle Pekín, de Villa Asia, en cuanto al acompañamiento o apoyo de la Alcaldía de Caroní u otra institución gubernamental, a su hermosa iniciativa de convertir su calle en una auténtica y bella postal decembrina año tras año?

Esa pregunta podrían hacérsela en otros sectores o gentes de la ciudad que han asumido su condición ciudadana para vivirla compartiendo esfuerzos, creatividad, trabajos o pasatiempos con sus vecinos y, a veces, con la ciudad misma.

Pero también podríamos hacer esa pregunta en sentido contrario: ¿Qué opinarán las autoridades municipales u otras, en cuanto al acompañamiento o apoyo que deberían darle a esas iniciativas de la gente que hacen ciudad? Porque más allá de la obligación legal establecida en las leyes venezolanas que impone a la municipalidad “...el gobierno y administración de los intereses propios de la vida local”, así como “...la gestión de las materias que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes nacionales les confieran en todo lo relativo a la vida local, en especial, la ordenación y promoción del desarrollo económico y social...” (Art. 56, Ley Orgánica del Poder Público Municipal) hay una obligación moral.

Podemos citar algunas iniciativas ciudadanas valiosas, en el campo cultural, recreativo y económico, por nombrar algunas, que surgen como acto creador de la gente, que se inscriben en eso de construir ciudad, con poca o nada participación de entes del gobierno:

La Feria del Mango, asombroso despliegue de versatilidad y creatividad, en la comunidad de El Rosario.

El circuito ciclístico que intentan hacer respetar arriesgados deportistas de la bicicleta en los alrededores de la represa Macagua: sólo se ofrece o intenta algo cuando hay algún ciclista atropellado.

El proyecto de las 317 asociaciones civiles Pro-vivienda para construir 26.484 hogares, al final de la avenida Atlántico: vecinos compraron terrenos, pagaron el proyecto, hicieron miles de diligencias y... escasos resultados.

El paseo por los ríos Orinoco y Caroní en El Catamarán, iniciativa de un emprendedor que bien vale impulsar y ampliar con participación gubernamental.

El jardín en la pendiente que bordea a las casas de Doña Bárbara, una auténtica demostración de ornato natural y dedicación de esas familias, asentadas al frente.

El mantenimiento y servicio de playas del Caroní para disfrute de bañistas no es más que una acción de emprendedores por prestar un servicio de recreación que, con la intervención institucional, pudiera ser inigualable en río alguno de Venezuela.

La Coral Infantil Integral de Guayana, dirigida por Larry Salinas, tarea hermosa convertida en cantos: niños en condiciones especiales que cantan con el alma.

El incansable accionar de jóvenes y animadores del fútbol de Bella Vista y La Gallina, puro empeño y alegría en simulacros de canchas y sin dotaciones.

La vocación de cronistas de la ciudad y su gente, a través de la fotografía de Evelio Lucero y Guillermo Mora, que debería ser promocionada, cuidada y acompañada para garantizar su aprovechamiento y posteridad.

Y así muchos ejemplos más. Donde la gente no espera, sino que protagoniza, hace y, sin proponérselo, da lecciones de activación, emprendimiento y participación. Incluso a las autoridades, funcionarios y gerentes de los entes de gobierno que, extrañamente, parecieran ni siquiera enterarse de esos esfuerzos de ciudadanos que merecen su atención y respaldo. Son ciudadanos que hacen ciudad.

Es importante destacar que en la mayoría de las actividades desarrolladas por iniciativas o emprendimientos de esos vecinos de Caroní el apoyo que requieren, fundamentalmente, no es de orden financiero, es decir; poco o nada afectarían el presupuesto de la Alcaldía u otros entes. Lo que requieren es apoyo organizacional, difusión, acompañamiento logístico, complementos legales, estímulos, escenarios, asociaciones estratégicas, etc.

Podemos concluir que la municipalidad y demás entes del gobierno están rezagados ante la actitud socialmente constructora y creadora de muchos ciudadanos de Ciudad Guayana. Es deficiente la gobernanza en el municipio Caroní, porque la forma de gobernar de sus autoridades no sólo es que no incorporan al ciudadano a participar de los procesos de gestión de servicios, producción económica, activismo cultural o deportivo, etc., si no que en las iniciativas o esfuerzos de ciudadanos o sectores de la comunidad que muestran potencialidades y capacidad creadora en la construcción integral de ciudad, poco o nada hacen para reconocer, impulsar o mejorar esas valiosas expresiones de habitantes que ejercen auténtica ciudadanía. Ellos construirán no una ciudad grande si no una gran ciudad.

Ingeniero mecánico, expresidente de la Comisión de Tierra y Urbanismo del Concejo Municipal, exgerente de Invihabitat

Modificado por última vez en Sábado, 27 Junio 2015 04:44

Trabajadores, directivos y comunidad de Villa Brasil se reunieron en oración para dar gracias a Dios por otro año de trabajo en TV...

El libertador creó la publicación para promover el ideal de la libertad y como un ejercicio de contrapoder a la corona española. ...

La organización defensora de derechos humanos, Cofavic, recuerda al Gobierno que todas las medidas de restablecimiento del orden d...

La secretaria general del gremio, María Álvarez, apuntó que el atentado “forma parte de un plan de destrucción de estos 17 años de...

La hegemonía comunicacional estatal, el estímulo a la autocensura y el cerco económico a los medios han impulsado el nacimiento de...

La Constitución Bolivariana de Venezuela garantiza el derecho de los periodistas a preservar la fuente. ...