Todos podemos ser parte de la solución de los problemas que atraviesa el país y no cómplices de la maldad o la corrupción de corazones e instituciones que ya ha causado muertes y propaga el sufrimiento de las familias. En Navidad ratificamos nuestro compromiso con la democracia y la defensa de los Derechos Humanos, como ejes de la reconstrucción de la Venezuela posible, y en ese sentido queremos compartir el mensaje navideño del obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho (Amazonas).