Gremios de ganaderos atribuyen el foco de enfermedad vesicular a la falta de vacunas. Las dosis aportadas por los organismos gubernamentales cubren solo la tercera parte del rebaño nacional.

Una joven de 21 años dio a luz un bebé muerto. Contó que estuvo cuidando a un familiar que murió de difteria en el hospital de Guaiparo. Los trabajadores piden un control sanitario.