Ismael Rivera, el “Brujo de Borinquen”, recita a su manera el Padre Nuestro, retratando una relación latinoamericana con Dios, en la que se privilegia la dignidad humana.