×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 939
Miércoles, 17 Diciembre 2014 00:00

Derecho a la salud sigue enfermo en Guayana

 
Los quirófanos estuvieron más de cinco meses cerrados por remodelación. El presidente del IVSS, Carlos Rotondaro, prometió inaugurarlos en octubre, pero fue en diciembre cuando finalmente abrieron las puertas Los quirófanos estuvieron más de cinco meses cerrados por remodelación. El presidente del IVSS, Carlos Rotondaro, prometió inaugurarlos en octubre, pero fue en diciembre cuando finalmente abrieron las puertas Fotos Archivo

Un bosquejo por los hospitales y otros centros de atención estadal, además de la situación del sector privado, dejan en evidencia a un Estado que, lejos de garantizar el derecho universal a la salud, desmejoró los mecanismos para su disfrute.

Esto se demuestra en una escasez de medicamentos del 60% y de insumos en los hospitales, en la falta de inversión en infraestructura, en la insuficiente mejora de los espacios que llega a cuentagotas, en el déficit global -sector público y privado- de 13% en camas para hospitalización y 60% en las de terapia intensiva.

Si a esto se le añade la falta de reactivos para el tratamiento del cáncer, la dejadez del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) para dotar de personal al centro de la Fundación Hemato-Oncológica de Guayana (Fundahog), la intermitencia de los antirretrovirales para pacientes con VIH, y los cercos epidemiológicos que no impiden el repunte de casos de dengue y el contagio de la chicungunya, se tiene como resultado el incumplimiento estatal de garantizar la salud de sus ciudadanos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La salud es un derecho que debe ser garantizado para todas las personas, sin distinción de raza, sexo o nacionalidad. Está contemplado en la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 1946, en la que se establece “como un derecho fundamental de todo ser humano”.

El Estado venezolano debe garantizar el acceso a la salud. Es su obligación. Así lo indica el artículo 83 de la Constitución Nacional, que también señala la garantía al acceso a los servicios, es decir, centros de atención con infraestructuras óptimas para el cuidado de enfermos y la dotación de medicamentos para la atención de los mismos.

Esa es la norma, pero la realidad muestra otra cara. Natalia García dio a luz a su hija la semana pasada en el Hospital Uyapar y observó la escasez de medicamentos. Las enfermeras del área de postparto tuvieron que ponerse a medir la presión arterial mientras familiares llegaban con los remedios.

“Piden hasta los yelcos. No tienen nada para las pacientes, hay una apariencia de normalidad pero la realidad es otra, lo único bueno es que el hospital está limpio”, manifiesta la joven madre.

No es lo único que hace falta. No tienen medicamentos para pacientes hipertensos, diabéticos, entre otros. Incluso, hasta la solución fisiológica escasea en el centro hospitalario. En farmacias es el mismo panorama.

En 2014 no se ha estabilizado el abastecimiento de insumos. Hay déficit de medicamentos de todo tipo: desde anticonceptivos hasta para tratar la esquizofrenia y otras enfermedades mentales. Es todo un reto conseguirlos.

El presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela, Freddy Ceballos, declaró la semana pasada que el 2014 cierra con un déficit de medicinas que sobrepasa el 60 por ciento, y el retraso en la asignación de divisas continúa siendo la principal causa.

Las fallas en la distribución continúan pese a que en septiembre el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprobó 416 millones de bolívares para el plan de abastecimiento de salud colectiva. Más 739 millones de dólares para las compras nacionales de equipos e insumos en el sector de salud público y privado.

Un año antes, el presidente creó el Estado Mayor de Salud, con el que el gobierno reconoce la crisis en materia hospitalaria por la que atraviesa el país.

A7UCILa UCI del Pediátrico Menca de Leoni está cerrada desde julio por el colapso del techo causado por las lluvias, desde entonces los niños son enviados a cuidados intermedios donde no hay el espacio para ser atendidos

Chikungunya y malaria
Tras el brote de Chikungunya se activaron las alarmas en el país. A pesar de las repetidas declaraciones del presidente del Instituto de Salud Pública (ISP) José García, sobre la creación del cerco epidemiológico, en Ciudad Guayana se reportaron varios casos. Cifras oficiales indican que sólo fueron seis los enfermos. Todos los casos importados, sin embargo en hospitales los síntomas eran repetitivos, y el diagnóstico era a escondidas, sin ser mencionado en las actas médicas.

En Correo del Caroní se recibieron denuncias sobre la prohibición de los médicos de diagnosticar la enfermedad a los pacientes, sin embargo igual les prescribían el tratamiento, pero el acetaminofén aún está escaso.

El Estado no ha podido ganarle la batalla a la malaria. Aunque el ISP ha hecho campañas y planes para combatirla y bajar los índices de enfermos, el estado Bolívar sigue repuntando con mayor cantidad de casos registrados.

El municipio Sifontes, específicamente la parroquia San Isidro, zona minera, es donde se reportan más contagios. El boletín de la semana epidemiológica 44, correspondiente desde el 26 de octubre al 1 de noviembre, reporta 1.544 casos en Bolívar.

Según cifras de la OMS, a nivel mundial la malaria se ha reducido en 54 por ciento; desde el 2003 se ha logrado reducir las muertes significativamente gracias a la implementación de mosquiteros.

UD128El ambulatorio Dr. Evaristo Rodríguez de la UD-128 no cuenta con insumos ni aires acondicionados para atender a los pacientes

Pocas camas de terapia intensiva
Por si fuera poco el calvario que familiares deben vivir con un enfermo por el déficit de medicamentos e insumos en hospitales de Ciudad Guayama, la preocupación aumenta cuando el paciente necesita recibir cuidados intensivos.

Ya sea pediátrico o de adultos, en Ciudad Guayana existe un gran déficit de camas hospitalarias y de terapia intensiva en el sector público o privado. Correo del Caroní constató en los dos hospitales de la ciudad (Uyapar y Dr. Raúl Leoni de Guaiparo) el número insuficiente de camas para recibir a pacientes en estado crítico: nueve en total. En las clínicas hay solo 35 cupos.

En cuanto a las camas hospitalarias la situación no es nada alentadora. Entre las clínicas hay 1.200 camas y en los hospitales apenas 650. Según estándares de la OMS debería haber tres camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, y en el caso de la terapia intensiva es el 10 por ciento de las hospitalarias. Es decir 2.120 hospitalarias y 212 de cuidados intensivos en Ciudad Guayana.

El déficit se ubica en 13 por ciento en camas para hospitalización y 60 por ciento en camas de terapia intensiva.

La Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Pediátrico Menca de Leoni, en San Félix, está cerrada desde julio por el colapso del techo a causa de las lluvias. Lo cerraron para remodelarlo pero están paralizados los trabajos.

A7CaNCERLos pacientes con cáncer reciben atención en condiciones no aptas por su enfermedad, además a veces no cuentan con el tratamiento

Sin tratamientos para el cáncer
Los enfermos de cáncer han padecido para adquirir los tratamientos este 2014 y para recibir radioterapia, pues la Unidad de Radioterapia del Rotary San Félix estuvo cerrada durante todo el año.

El acelerador lineal, dispositivo utilizado para el tratamiento con radioterapia, se dañó en 2013. Consiguieron comprarlo a través de donaciones de empresas básicas y la Gobernación del estado Bolívar pero al llegar se percataron de que una de sus piezas estaba dañada, la regresaron y aún esperan por la nueva para instalarla.

En cuanto a los medicamentos, Mercedes Pereira, directora de Farmacoterapéutica del instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), reconoció que faltan 12 de 189 fármacos que distribuyen las farmacias.

Según Pereira, el 98 por ciento de los pacientes con cáncer reciben tratamientos gratuitos, pero muchos no encuentran sus medicamentos en red estadal, por lo que deben buscar otras opciones en privados.

Dada la situación económica del país, a muchos no les alcanza para pagar el monto del tratamiento en clínicas privadas, que alcanza hasta los 120 mil bolívares.

La Fundación Hemato-Oncológica de Guayana (Fundahog) tiene la sede lista para aplicar los tratamientos, sin embargo hace falta personal que el IVSS debe asignar para que se encargue de la sede.

El Estado intenta mejorar el sistema de salud pública pero no es suficiente. Hace falta más atención al cumplimiento del tiempo acordado para remodelar y la asignación de divisas para la adquisición de medicinas e insumos.


Hospital de San Félix sin iniciar

El inicio de la construcción del Hospital General de San Félix quedó sólo en el show mediático que hicieran, para ese entonces, el presidente de la CVG, Carlos Osorio y el alcalde de Caroní José Ramón López.

En marzo de 2014 estuvieron en el terreno, ubicado en la UD-131 para hacer “el movimiento de tierra” y así fue, sólo eso han hecho desde entonces en el espacio donde se supone van a construir un centro hospitalario de 200 camas, quirófanos y equipos de última generación.

La inversión es de 378 millones de bolívares que anunció el presidente Nicolás Maduro para la primera etapa, el hospital se supone debe estar culminado en el segundo semestre de 2016.

Modificado por última vez en Lunes, 29 Diciembre 2014 20:29